domingo, 29 de julio de 2018

Diálogos con Herminio. Sobre el NazBol y el Nihilismo

Herminio: - ¿Que ha pasado con tu blog que ya no se puede entrar directamente en él, desde Google?

Dialéctico: - He pasado página. He dado un salto de lo cuantitativo a lo cualitativo y lo anterior ha sido consumado. El blog ha pasado de ser a no-ser, pues ya no me aportaba nada nuevo y todo lo que escribía en él era una reiteración de lo anterior. Ya me quedó claro lo que buscaba, el antagonismo entre democracia y poliarquía. Esta es la historia de la humanidad, la historia de la lucha de la democracia contra la poliarquía. El ser y el no-ser y viceversa. O sea, el Desafío Democrático como impulsor de los sucesos históricos, de la cual la lucha de clases, o del tipo que sea, es simplemente su herramienta. La historia refleja en todas las sociedades la lucha de clases, que no es otra cosa que la lucha por un modelo metodológicamente más democrático y menos poliárquico de hacer las cosas, enfrentamiento que siempre termina con una transformación revolucionaria de la sociedad o con la destrucción, o debilitamiento, de las clases, o de alguna de las clases, en conflicto. En la antigua URSS o ahora en Nicaragua, tras los primeros momentos, años, de sus respectivos procesos, se debilitó la clase desposeída de los medios de producción, o sea, desposeída de la democracia de hacer uso en común de esos medios de producción; en favor de poliarquías. Lo mismo que al otro lado del antiguo muro de Berlín. O democracia o barbarie. No hay otra. Si el socialismo o el comunismo es poliárquico se transforma también en barbarie como a lo largo de la historia ha quedado demostrado.
Ya ves, me repito. He llegado al Eterno Retorno de lo mismo: Democracia o Barbarie.

Herminio: - Sigo viéndote confuso; tal vez cualquiera de estos dos artículos pueda servirte de algo.
espero que no te empachen antes de leerlos. Y ya me dirás. 
1.-Sobre las elecciones presidenciales en Cuba (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=240786)
2.-Nicaragua. Sandinismo e imperio: la batalla decisiva (https://www.alainet.org/es/articulo/194297)

Dialéctico: - Nada confuso amigo Enrique, todo clarísimo como así tamibén lo dice Atilio A. Boron en el artículo que me haces llegar sobre Nicaragua: "... la soledad del poder es muy mala consejera. Si el FSLN como fuerza política no recupera su protagonismo colectivo y se adueña del destino de la revolución, mucho me temo que estén contados los días de este bello sueño construido sobre la gesta épica de la prolongada lucha contra la dictadura de Somoza...". Pero ese adueñamiento ha de ser liderando y convenciendo democráticamente a la gente, no desde la soledad poliárquica del poder como hasta ahora, y durante los últimos años, ha venido haciendo Daniel Ortega.

Herminio: - Muy propio de una mentalidad ¿pequeño burguesa? (la tuya), Javier. Y algo que te delata (creo): Tu preocupación por la vanalidad  de los sueños. Te aconsejo que no te preocupes por ellos, porque, siendo solamente sueños, tampoco valen la pena.

Dialéctico: - Ya nada me preocupa amigo Enrique, pero que no me vendan como "socialismo" el modelo nazbol. Los extremos se tocan amigo Enrique, todas las experiencias históricas de los de abajo han terminado en poliarquías por el recelo a la democracia, todos luchan por el poder para ellos, para el grupo dirigente; o sea, para los de siempre, para los de arriba que establecen hechos diferenciales con los de abajo. La historia de la humanidad es la lucha contra el engaño, contra la fantasmagoría, contra los de arriba, contra lo burgués que siempre es lo que ocupa el poder sin compartirlo. El modelo nazbol es el modelo de Lenin, de Stalin, es el de Cuba, Venezuela y Nicaragua. En esos países, como en todos, gana el más fuerte; la opción de poder más fuerte y, desgraciadamente, no es la democracia. Pues en ella no se piensa ni se cree, se piensa y se cree en la poliarquía, en el quítate tu para ponerme yo. Si se actúa pensando como grupo nunca tendremos una sociedad más justa, tendremos lo mismo de siempre. Subsidiar al lumpen ya lo hacía Pepe Botella (Jóse Bonaparte), eso es lo que se hace en España, en Cuba, en Nicaragua, en Venezuela; es lo que se hacía en la URSS para callar bocas y conciencias, también en China. Subsidiar la lumpen y mano dura contra el que piensa diferente. Los extremos se unen, el modelo nazbol es el que impera como síntesis integradora del bolchevismo y del nazismo. Si buscas en Internet te lo encontrarás teorizado. Y su práctica representada en todas las opciones políticas sin excepción. Luego siempre gana la expresión del nazbol menos mala o más fuerte, como ha acontecido siempre a lo largo de la historia.

Herminio: - Vaya! También yo celebraré tu entusiasmo por tu último descubrimiento. Aunque en principio, guiado por la expresiva deriva de los pensamientos que se reflejan de tus mensajes, deduje que me conducirías hacia el nihilismo: ¡inmenso error! Gracias, Javier. De corazón. Aunque, en definitiva, pienso que para tan felíz viaje no precisabas de albardas. Sinceramente, te felicito. Y ya sabes dónde podrás econtrarme, si finalmente te fallase, un vez mas, como en el caso de Podemos, tu novísimo redescubrimiento. Salud, para disfrutralo.

Dialéctico: - "Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser un imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemiplejía moral". Esto lo afirmaba Ortega y Gasset que, al igual que Nietzsche, entendían el nihilismo como decadencia vital. Amigo Enrique, yo no soy nihilista. Además, el nihilismo también tiene como el marxismo, fases de desarrollo. El nihilismo activo acabará con el nihilismo pasivo. Este nihilismo activo es una fase necesaria para la aparición de un nuevo momento en la historia de la cultura, para el reencuentro con el “sentido de la tierra”, la aparición de una nueva moral y de un nuevo hombre, el superhombre. Según Nietzsche aquél que desesperase de la vida y se levantase en contra de ella por considerar que ésta solo puede tener su fundamento en algo ajeno de ella y que dicho fundamento no existe, ese sería también nihilista.
Guerra pues al nihilismo amigo Enrique. Guerra implacable. Y guerra implacable también a toda forma de hemiplejía, pues como IU-PCE antes y luego Podemos, siempre falla.
Al final voy a tener que resucitar el blog para subir estas reflexiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario