jueves, 21 de julio de 2016

No son delictivos, pero si son faltas reprobables los comportamientos del PSOE de Piornal

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

El pasado 21 de marzo de 2016 se pronunció la Audiencia Provincial de Cáceres sobre la denuncia interpuesta por nuestro compañero y amigo Julio Antonio por los hechos acaecidos, como indica la propia Audiencia Provincial, "la jornada electoral del pasado 24 de mayo de este año, en la que el mismo representaba la candidatura del grupo 'Podemos' y en las inmediaciones del Ayuntamiento de la localidad de Piornal".

Desde mi punto de vista es muy importante que el juzgado diga, cito literalmente lo expresado por la Audiencia Provincial, que "los hechos objetivos denunciados no se ponen en duda". Considero que la pena es que la Fiscalía Provincial de Cáceres no se haya implicado en investigar el asunto, pues se podrían haber aportado como prueba los mensajes del foro local de Internet (foro de Piornal) como se puso en conocimiento de la Guardia Civil por parte del denunciante (1). Asimismo estimo que la misma Fiscalía podría haber formulado una petición ajustada a la tipificación de la falta (2); pues, es de sentido común, si "los hechos objetivos denunciados no se ponen en duda", en caso de no ser delictivos, como así se desprende de las resoluciones judiciales (3), serán, pues eso parece indicar la Audiencia Provincial de Cáceres al reconocer los hechos en el relato de su argumentario (4), acciones y conductas tipificadas como falta; las cuales también son una infracción que la Ley ha de castigar. Aunque con las últimas destipificaciones llevadas a cabo en el Código Penal por parte del Partido Popular, la falta de vejaciones injustas solo se perseguirá como delito leve dependiendo de quién sea la víctima.

Esta es la realidad de nuestra "justicia" evidenciada por la denuncia de nuestro compañero y amigo Julio Antonio. Una realidad que demuestra a todas luces que en este país los viejos partidos del sistema (PP y PSOE) obran y urden con la ley a su antojo y mejor provecho, tipificando y destipificando delitos a capricho de los intereses espurios de los poderes a los que se someten sus organizaciones. Es obvio que no podemos esperar que los viejos partidos del sistema (PP y PSOE) crean en una justicia basada en el sentido común, como no podemos esperar tampoco que crean en una Constitución que modificaron con nocturnidad y alevosía para sustraerla de la voluntad popular y someterla al juego e interés de los mercados financieros especulativos.

Desde aquí quiero mostrar todo mi apoyo y solidaridad con nuestro compañero y amigo Julio Antonio. Y darle ánimos para seguir luchando juntos, con igual o superior energía de la desplegada hasta ahora, por conseguir mover ficha, recuperar la soberanía popular y convertir la indignación en cambio político. ¡¡¡Sí se puede!!!

Y también se puede y lo vamos a hacer, dado que "los hechos objetivos denunciados no se ponen en duda", es pedir la dimisión del alcalde de Piornal; y tiene que dimitir por mentir, difamar y manchar el honor de nuestro compañero y amigo Julio Antonio. Los hechos objetivos denunciados existieron y "no se ponen en duda" como así afirma en su Auto la Audiencia Provincial de Cáceres. Además exigimos al Presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que tome medidas como él mismo se comprometió en su momento públicamente; es decir, pida a esta persona que dimita de su cargo como alcalde de Piornal, Presidente de la Mancomunidad de Municipios del Valle del Jerte y miembro de la Ejecutiva Provincial del PSOE de Cáceres. También exigimos la dimisión o cese inmediato de todos los cargos públicos y orgánicos de las dos personas que acompañaron al alcalde de Piornal en la rueda de prensa dónde vertieron todo tipo de calumnias, embustes, falacias y falsedades sobre nuestro compañero Julio Antonio; sin olvidar requerir la misma petición de dimisión o cese de todo cargo político e institucional de las cuatro personas que la noche de las elecciones de mayo de 2015 llevaron a cabo esos "hechos denunciados objetivos que no se ponen en duda".

Lo dicho, todo mi apoyo y solidaridad con nuestro compañero y amigo Julio Antonio. Y a trabajar duro, si el PSOE no cesa o hace dimitir a estas personas en las próximas elecciones municipales serán las urnas las que se pronuncien y los pongan fuera de las instituciones; por nuestra parte haremos todo lo posible para que esto sea así, cuentas con mi colaboración activa para ello.

Notas:
(1) En el Atestado de la Guardia Civil de fecha 26 de mayo de 2015 se indica que aparte de los empujones que sufrió el denunciante no le llegaron a agredir porque "no entré al trapo y este hecho lo ha podido comprobar al día siguiente a través del foro local de Internet, denominado foro de Piornal, dónde se han vertido comentarios por parte de gente que allí se encontraba y que comentan que no hubo agresión física hacia el denunciante porque alguna de las personas involucradas sujetaron en algún momento a otras y, por ello, no fue agredido físicamente".
(2) Que el 28 de agosto de 2015, el Juez de Paz recoge en el acta de ofrecimiento de acciones que, como dijo el denunciante ante la Guardia Civil, las ofensas consistieron en insultos, proferir palabrotas e insinuaciones riéndose en su cara con modos amenazantes y con gestos ofensivos.
(3) Que en el Auto de Diligencias previas de fecha 12 de noviembre de 2015 se indica que las supuestas expresiones o advertencias referidas en la denuncia no pueden subsumirse en el tipo penal de amenaza.
(4) Que la Audiencia Provincial de Cáceres indica, en su Auto de fecha 21 de marzo de 2016, que si bien ninguna de las frases que le dirigieron las personas denunciadas al denunciante pueden ser conceptuadas de amenazantes y que, por lo tanto, una coacción penal no parece adecuada por la entidad de los hechos, si reconoce que "los hechos denunciados objetivos no se ponen en duda", añadiendo que "otra cosa es que se considere que no revisten los caracteres de delito que serían necesarios para continuar la causa".

martes, 19 de julio de 2016

Podemos necesita metodología inclusiva y mediadores para cohesionar el proyecto si no quiere fracasar

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Hace unos días recorría las redes de Telegram y Whatsapp de Podemos un mensaje de un compañero del que no voy a desvelar su identidad, en él se aportaban sólidas razones del fracaso acaecido el 26-J por parte de Podemos, de creer que se iban a tomar los cielos por asalto y a dar el sorpasso al PSOE a perder más de un millón de votos tras el recuento electoral.

Entre otras cosas este compañero dice: "Podemos entra en el juego político por necesidad para cambiar las cosas desde dentro. Recoge la indignación y el inconformismo de la calle frente a la situación precaria a la que nos somete el gobierno". "¿Sí Podemos recoge la disconformidad de la gente, por qué apelamos a la unidad y a la agrupación de pensamientos sobre una única dirección marcada desde la cúpula y órganos de Podemos? ¿Creéis que realmente debemos hacer gala del corporativismo al igual que un partido tradicional?". "Llevo escuchando siempre lo mismo desde la organización de podemos... 'No es momento por el tiempo político. Estamos inmersos en elecciones. Las bases que tengan paciencia'. ¿No se parece esto demasiado a las promesas que no nos creemos de otros partidos?" "Algunos pedimos y exigimos validaciones de círculos,  que somos las bases, necesarios para hacernos fuertes... Al fin y al cabo nosotros somos Podemos... Los que trabajan el voto y estamos en la pomada todos los días... Y cuando exigimos, nos llaman antiPodemos, que queremos romper el partido y otras lindezas. El sentido y la identidad de Podemos se está perdiendo desde las bases y esto tiene repercusión en los resultados. Pero seguiremos teniendo paciencia, esperando promesas, pidiendo potestad y permiso en las líneas de trabajo, y que no se salgan de lo marcado por la dirección..." "Mientras en Podemos no se admitan diferencias de opiniones, reivindicaciones que son nuestro derecho y además se vapulee y se sacrifique a las personas por ello... Mal, mal vamos. Bienvenido al corporativismo y a un nuevo partido tradicional más. Ahora como de costumbre a recibir toca... Por decir lo que quizás mucha gente de Podemos piensa y no dice por miedo o por no salir en la foto.

Lo que debe ser no puede venir del no-ser

Por mi parte decir que estoy totalmente de acuerdo con lo que se manifiesta en el texto del compañero. Como certeramente indicara Aristóteles, hablando también de metodología, lo que debe ser no puede venir del no-ser, pues del no-ser no puede obtenerse nada. Es obvio, pues aquellos -me refiero a una mayoría de personas que conforman los Consejos Ciudadanos y de Coordinación tanto a nivel autonómico como local- que en su día a día no demuestran una metodología participativa y democrática es que no la tienen y los aplazamientos que piden para desplegarla un simple engaño de trileros. Las metodologías son a priori y no a posteriori. Además, la ciudadanía no necesita representantes, pues se sabe representar sola; lo que necesita son personas mandatadas en las instituciones que sepan trasladar a las mismas lo que el pueblo desea. Para ello nada mejor que consultar periódicamente al pueblo, cosa que por cierto Podemos prometió y que las nuevas tecnologías posibilitan.

Y ya que hablamos de metodología comentar a todas las personas que lean este artículo que sería muy importante ir localizando textos que de forma clara, sencilla y precisa expongan la metodología y valores que representamos. Sería positivo elaborar, por ejemplo, un decálogo que resumiera todo aquello que estamos expresando quienes a los métodos corporativistas y burocráticos en Podemos nos oponemos.

Hacer esto es muy conveniente para que sirva de guía. Actualmente Podemos carece de esta herramienta metodológica, es por ello que todas sus estructuras languidecen y la gente muestra apatía hacia las ideas de Podemos, pues lo que ve en la práctica las contradice. No hemos logrado conformar espacios cooperativos, más bien lo contrario, espacios competitivos de lucha despiadada por el poder. Más allá del conocido como "quítate tu para ponerme yo" no hay propuestas, ni metodologías de comportamientos, usos y costumbres políticas diferentes a lo ya conocido.

Como se podría decir parafraseando a Einstein, si Podemos quiere lograr cosas diferentes a los partidos políticos clásicos y tradicionales no puede hacer lo mismo que ellos. Y en lo organizativo es lo que hace, incluso peor que ellos, pues la democracia interna brilla por su ausencia.

Pensar en cómo resolvemos los desacuerdos

Otra tarea relacionada con la metodológica apuntada en los párrafos anteriores es pensar en cómo resolvemos los desacuerdos entre compañeros/as de Podemos, esa es una habilidad en la que tenemos que especializarnos. Al menos para poder hablar de qué cuestiones, temas o comportamientos nos han molestado o nos incomodan de otras personas o sensibilidades y viceversa. Este es nuestro gran reto dentro de Podemos. Si nuestra metodología es buena hemos de ser capaces de que otros la adopten como propia y podamos convivir y colaborar todos con normalidad. De no ser así no conseguiremos otra cosa que seguir alentando luchas internas que no desbrozarán el camino a la democracia, sino que solo sustituirán un grupo identitario de poder por otro.

Por ello hemos de intentar hablar todas las cosas, sin evitar temas tabú y sin mirar para otro lado ante un problema; así como ver que comportamientos de otros compañeros o sensibilidades nos molestan y abordarlos mutuamente, con ellos y ellos con nosotros, para tener la posibilidad de cambiar. Socrates decía que el mal se produce por la ignorancia del bien. Nuestra labor ha de ser no dejar a las personas en la ignorancia, para ello hemos de ayudarlas a que conozcan el bien que no es otra cosa que una técnica, una metodología inclusiva y empática de relación.

Y como ejemplo y por abordar en este artículo una práctica concreta que nos puede ayudar a ese empoderamiento de la ciudadanía, de los círculos y de los/as inscritos/as a Podemos indicar y sugerir a quienes lean estas líneas que podríamos hacer un taller online por Telegram o Whatsapp para localizar los cuellos de botella que limitan el pleno funcionamiento de los círculos de Podemos en la zona. Para ello nada mejor que el método socrático conocido como Mayéutica, esto es, el arte de hacer preguntas para conseguir el desarrollo de un proyecto colectivo.

La primera pregunta podría ser la enunciada más arriba: ¿Cuales son los cuellos de botella que frenan el pleno desarrollo de los círculos de nuestra zona?

Otras preguntas podrían ser las siguientes:

¿Son los círculos espacios amables de relación?

¿Se acepta con normalidad la diversidad de criterios y pensamientos?

¿Existe plena confianza con todas las personas que forman parte del círculo?

¿Se contacta y se tienen en cuenta las opiniones de todos los inscritos/as?

¿Cuantas reuniones se celebran en las que participen todos los inscritos/as?

¿Que porcentaje de personas del total de los inscritos/as participan en las reuniones?

¿Que medidas concretas y temporalizadas en el tiempo se han adoptado para conocer las razones y motivar a participar a los inscritos/as que no participan en las reuniones?

¿Existe empatía entre todas las personas del círculo?

¿Se dan comportamientos soberbios y prepotentes en el círculo?

¿Alguien tiene ínfulas que le llevan a adoptar roles paternalistas y de tutela para con los demás?

¿Alguien se comporta de forma patrimonialista como si la organización o el círculo fuera suyo por ocupar algún cargo en su Consejo Ciudadano?

¿Se dan en el círculo relaciones simétricas o imperan las piramidales y de autoridad?

¿Se debate entre las diferentes sensibilidades, de participar en el círculo, sosegadamente o a cara de perro y con crispación?

Se me ocurren muchas más preguntas, pero las expuestas pueden servir como ejemplo para llevar a cabo este taller online por Telegram o Whatsapp para localizar los cuellos de botella que limitan el pleno funcionamiento de los círculos de Podemos en la zona.

¿Qué os parece la idea? Es una sugerencia que dejo a vuestro mejor criterio.

Nota: Por cierto, este taller online también lo podéis trasladar a otros grupos de Whatsapp o Telegram de Podemos para que se animen a participar en el mismo.

sábado, 16 de julio de 2016

En Podemos, desafortunadamente, también tenemos personas alienadas por el poder

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

En este artículo de opinión voy a tratar sobre un tema que suscita mucho interés, el relativo al comportamiento caracterológico de las personas alienadas por el poder. Es curioso ver cómo se comportan. Es un verdadero proceso, algo paranoide, de posesión arquetípica de la personalidad. Realidad que en Podemos, desafortunadamente, también se padece; en especial en la localidad y región en la que resido.

Nos dice la Wikipedia que el trastorno paranoide de la personalidad es un trastorno de personalidad caracterizado por un patrón de desconfianza y suspicacia general hacia los otros, de forma que las intenciones de estos son interpretadas como maliciosas. Este patrón empieza al principio de la edad adulta y aparece en diversos contextos. Tienen dudas injustificadas sobre la "lealtad" de sus amigos. Aparentan ser fríos, pero en realidad sólo es un intento de evitar que los demás conozcan sus puntos débiles. Nunca olvidan una crítica. Sospechan sin base suficiente y tienen reticencia a confiar en los demás por temor injustificado a que la información que compartan vaya a ser utilizada en su contra. Muestran preocupación por dudas no justificadas acerca de la lealtad o la fidelidad de los amigos y socios. En las observaciones o los hechos más inocentes vislumbran significados ocultos que son degradantes o amenazadores. Albergan rencores durante mucho tiempo, por ejemplo, no olvidan lo que ellos consideran insultos, injurias o desprecios. Perciben ataques a su persona o a su reputación que no son aparentes para los demás y están predispuestos a reaccionar con ira o a contraatacar.

Esto que la Wikipedia describe como trastorno paranoide de la personalidad es algo muy común en el modelo de relaciones actualmente existente en Podemos, en especial en la localidad y en la región en la que resido.

Por otra parte la Alienación Política, que también se padece por parte de los órganos de coordinación y dirección de Podemos, en especial en la localidad y en la región en la que resido, consiste en hacernos creer que la estructura organizativa del partido representa la conciliación de intereses ciudadanos generales cuando en realidad es un instrumento represivo (en su acepción de restrictivo) del grupo dominante.

Y, como se puede comprobar buscando en Internet el significado de Mandato Imperativo, al quedar nuestra representación política -la de los inscritos y votantes a Podemos- en manos de otros que la restringen y limitan, consecuencia de esa teoría jurídica que se llama la "Teoría del Mandato Imperativo" donde las personas, por el hecho de haber votado, ya no tienen derecho a nada hasta al cabo de cuatro años que pueden destituir a aquel señor y votar a otro. Pero mientras aquel señor tiene el "mandato imperativo", que es, repetimos, una entrega de nuestra soberanía, de nuestro poder, de nuestra capacidad de influir en la sociedad..., usan a su capricho nuestra dimensión política.

Nosotros no deseamos, como inscritos y votantes de Podemos, renunciar durante cuatro años a nuestra dimensión política. Por eso los que somos más alternativos tenemos la tendencia a la democracia directa y a suprimir estas delegaciones de representación política.

Este concepto de Alienación Política también describe la siguiente situación que le puede sobrevenir a un sujeto: cuando no se posee a sí mismo, cuando la actividad que realiza le anula, le hace salir de sí mismo y convertirse en otra cosa distinta a la que él mismo propiamente es, decimos que dicho sujeto está alienado; la alienación describe la existencia de una escisión dentro de un sujeto, de un no poseerse totalmente y, como consecuencia de ello, comportarse de un modo contrario a su propio ser.

Dado que nosotros no queremos esto, no queremos ser Alienados Políticos de ningún Consejo de Coordinación ni de ningún Consejo Ciudadano que se blinda a la ciudadanía y trata por Mandato Imperativo de imponer al conjunto de los inscritos de Podemos sus fantasmagorías y espejismos consecuencia de interpretar o contemplar la realidad al margen de la práxis, es decir, de las condiciones reales o materiales de la existencia humana; es por lo que demandamos más democracia interna, más democratizar y ciudadanizar las estructuras organizativas de Podemos, más transparencia y más, mucha más implicación de las personas excluidas de la organización, en especial en la localidad y en la región en la que resido.



¿Qué ha pasado con la participación ciudadana en PODEMOS?

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Según se indica en su código ético, "PODEMOS nace como herramienta para la participación ciudadana y la unidad popular. Aspiramos a recuperar la política para ponerla al servicio de las personas. PODEMOS es un método: la democracia. Promovemos la participación democrática directa de todas las personas en los ámbitos de la decisión política, así como en la ejecución de las políticas públicas".

A pesar de esta declaración de principios en PODEMOS la participación ciudadana brilla por su ausencia, es más también brilla por su ausencia la participación de sus inscritos en la organización. Se está vulnerando, por tanto, ese principio que dice: "La participación ciudadana es un derecho constitucional de la ciudadanía y un mandato imperativo que la Constitución y la Declaración Universal de los Derechos Humanos dicta.".

En la actualidad en PODEMOS, en especial en la localidad y región en la que resido, no existe ni cultura ni metodología participativa, pues la organización carece de las mínimas técnicas, procedimientos, recursos didácticos, medios, diseño de procesos participativos, etc... Y de no ser así que me digan dónde se encuentra el Plan para el Fomento de la Participación de PODEMOS.

Dado que PODEMOS carece de un Plan para el Fomento de la Participación y la consecuencia más clara de esta carencia ha sido la pérdida de más de un millón de votos en las pasadas elecciones del 26-J -pues aquellas organizaciones que no fidelizan a sus votantes e inscritos, mediante la implicación activa que la participación garantiza, están sujetas a los avatares caprichosos del destino-, a continuación le dejo unas recomendaciones para que PODEMOS las tenga en cuenta extraídas y resumidas de la Guía Práctica para la Implementación de la Participación Ciudadana, son las siguientes:


En primer lugar indicar, como así establecen los más elementales manuales, que la metodología participativa es un proceso de trabajo que concibe a los participantes de los procesos como agentes activos en la construcción del conocimiento y no como agentes pasivos, simplemente receptores; de esta forma promueve y procura que todos los integrantes del grupo participen. Cuando se utiliza esta técnica en trabajo social, la percepción, análisis y solución de los problemas no depende ya solo del experto, sino que se tiene en cuenta de manera primordial a los beneficiarios, a los usuarios o actores sociales y sus expectativas, sus percepciones y necesidades.

Por tanto, la promoción de la participación ciudadana implica un esfuerzo para:
▪ Conocer: Conocer, escuchar y entender las aspiraciones, demandas, capacidades de los diferentes colectivos y personas que forman parte de la organización.
▪ Intermediar: Identificar las posiciones e intereses, equilibrar fuerzas, crear alternativas para articular constructivamente los intereses legítimos de los diferentes grupos, colectivos y personas.
▪ Crear Visión: Facilitar una creación de visión de futuro. Compartida e integrada.
▪ Colaborar: Construir alianzas para impulsar los cambios.
▪ Convencer y Conmover: Explicar y comunicar valores, crear cultura.

Ello supone:
▪ Entender la participación como un medio que se orienta a la consecución de objetivos. La participación no es un fin en sí mismo. La ciudadanía no se reúne por el mero afán de participar, sino porque a través de la participación y acciones de voluntariado pretende mejorar la calidad de vida del entorno en el que viven y contribuir así al desarrollo sostenible del mismo.
▪ Asumir el liderazgo del proceso participativo y manifestar la voluntad política de efectuar una actuación participada.
▪ Integrar a aquellos colectivos sociales y personas por lo general excluidos o marginados de los procesos de toma de decisiones.
▪ Vincular al máximo número de personas, asociaciones y colectivos que se encuentren dispuestos a participar.
▪ Formar/Capacitar a la ciudadanía en la toma de decisiones en las que participa.
▪ Potenciar el papel de las asociaciones vecinales y ciudadanas otorgándoles un rol relevante durante todo el proceso de conformación de una nueva política y de sus planes de actuación, desde su diseño hasta su evaluación.
▪ Articular procedimientos de participación dirigidos a la ciudadanía no organizada y que, sin embargo, tiene reconocido el derecho a la participación y se encuentra capacitada para implicarse en la gestión de los asuntos públicos.
▪ Mejorar la eficacia y transparencia de los canales de información entre la ciudadanía y la organización.
▪ La posibilidad de asumir como decisiones vinculantes las que se tomen por consenso en los órganos de participación.

Y para que la ciudadanía puedan desempeñar sus funciones y participar en la vida pública adecuadamente, es necesario fomentar como un valor clave la formación o capacitación en torno a múltiples enfoques y herramientas:
▪ En valores (género, medio ambiente, interculturalidad, inmigración, planificación urbanística,…),
▪ En destrezas para la comunicación y la gestión (marketing social, resolución de conflictos, negociación, liderazgo, trabajo en equipo, gestión de reuniones, contabilidad, elaboración de programas y memorias, legislación, TIC…),
▪ En metodologías participativas, siendo necesario fomentar como un valor clave la formación/motivación en torno a múltiples enfoques y herramientas. El diagnóstico también debe abordar estas cuestiones.

En la articulación de estas redes ciudadanas participativas hay que tener en cuenta los siguientes puntos:
✓ Identificar a los diferentes agentes que van a tomar parte de este proceso, tanto dentro como fuera de la organización.
✓ Mantener abiertos y activos los canales informativo-comunicativos, formales e informales, entre todos ellos.
✓ Establecer los diferentes niveles de implicación y expectativa de los participantes.
✓ Asegurar la transparencia y la accesibilidad a la información y al conocimiento disponible.

Fomentar la participación ciudadana no es cómodo ni fácil pero mejorará, y mucho, la gestión de la organización.

Como se indica, el diagnóstico también debe abordar estas cuestiones. Por tanto estas son algunas fórmulas a emplear para realizar un diagnóstico:
▪ Cuestionarios individuales.
▪ Consulta deliberativa.
▪ Foros de debate virtual.
▪ Grupos de trabajo.
▪ Grupos de discusión.
▪ Estudio por personas o entidad especializada.

Con todo ello facilitaremos la adquisición de competencias instrumentales y habilidades operativas especialmente participativas y comunicativas.

La recomendación "democratizar la democracia" se sintetiza en ofertar y promover oportunidades de participación en dos ejes básicos:
▪ Desarrollo de procesos y órganos concretos (consultas populares, consejos consultivos, comités de ciudadanos, consejos de gestión,…)
▪ Ofertas de oportunidades de participación y su regulación. La regulación supone coordinar los diversos actores y sus actividades, los recursos asignados o distribuidos y la prevención de reales o potenciales conflictos.

Conviene recordar e insistir en que un proceso participativo es aquel que de manera integral contempla las fases siguientes:
▪ Fase de información, mediante la cual se trata de difundir al conjunto de la ciudadanía afectada la materia o proyecto sobre el cual se pretende la participación, utilizando las técnicas metodológicas pertinentes.
▪ Fase de debate ciudadano, mediante la cual y empleando las metodologías adecuadas se promueve el diagnóstico, debate y propuestas de la ciudadanía.
▪ Fase de devolución, mediante la cual se traslada a las personas participantes y al conjunto de la ciudadanía el resultado del proceso.
▪ Fase de ejecución, mediante la cual se adoptan los acuerdos necesarios para llevar a cabo lo decidido entre la ciudadanía y la organización.
▪ Fase de revisión del proceso en sí mismo.
▪ Fase de evaluación, mediante la cual se evalúa el grado de cumplimiento de lo acordado en relación con lo finalmente ejecutado.

Los criterios óptimos para evaluar el aparato metodológico de la participación son:
▪ En primer lugar, la medida en que operen como un factor inclusivo y no exclusivo en relación a los agentes sociales, ciudadanos y políticos que deben implicarse.
▪ Y en segundo término, su utilidad en relación a las diferentes fases constitutivas del proceso participativo (Información, Deliberación, Decisión y Rendición de Cuentas,…)

Es importante considerar, como se ha dicho, que las políticas de participación ciudadana tienen carácter transversal. Además, es conveniente reiterar que no se participa por participar, si no en materias concretas. Para ello es necesario planificar el proceso participativo a través de los siguientes pasos:
1. Definir el Qué del proceso: Abrir un proceso participativo o instituir un órgano estable de participación requiere en primer lugar definir qué asuntos concretos y con qué políticas se relacionan los asuntos que van a ser sometidos a discusión.
2. Definir el Quién del proceso: Abrir un proceso participativo o instituir un órgano estable de participación significa también clarificar explícitamente los roles de los distintos agentes que van a implicarse en su desarrollo, tanto los que ejercen la representación de la organización como los que comparecen en nombre de la sociedad civil o ciudadanía.
3.  Definir el Cómo del proceso: Los procesos participativos pueden incorporar una o varias herramientas y técnicas, aplicables en uno o varios espacios ordenados de discusión. Los órganos estables de participación funcionan conforme a determinadas reglas y sirven de marco para el despliegue de uno o varios procesos participativos.
4. Definir el Cuándo del proceso: Los procesos participativos deben presentarse tasados y distribuidos en el tiempo, de forma que esta dimensión tenga también un efecto inclusivo. El tiempo es un bien escaso también para la ciudadanía, incluyendo la asociada.
5. Prefigurar los Resultados del proceso: Los procesos participativos y los ciclos de actividad de los órganos estables de participación tienen un fin: la producción de conocimiento ciudadano en torno al asunto o asuntos puestos en cuestión.
6. Establecer mecanismos aptos para el ejercicio de Rendición de Cuentas: Con independencia de a quién haya correspondido la iniciativa primera del proceso participativo, sus resultados se deben incorporar de un modo u otro a la toma de decisiones públicas cuya puesta en práctica compete a la organización.

Antes de poder confirmar, mediante evidencias objetivas, que se ha cumplido todo lo previsto en el Plan Estratégico, debe iniciarse un proceso de validación del trabajo participativo realizado, de las acciones definidas y del documento final del Plan. Para ello la etapa del proceso del Plan, relativa al seguimiento y evaluación del mismo, permite constatar el cumplimiento de las acciones y compromisos propuestos, así como analizar el proceso y los resultados obtenidos, especialmente en relación con la participación ciudadana.


viernes, 15 de julio de 2016

Tirando de Hemeroteca, 4ª entrega: Botín

4ª entrega de esta sección que hemos denominado "Tirando de Hemeroteca" y en la cual venimos publicando los artículos más relevantes de Paco Puche. Son textos de hace poco tiempo que rescatamos y ponemos de nuevo en actualidad por el hecho de esclarecer cuestiones plenamente vigentes, así como por el renovado interés que el tema está suscitando. En esta ocasión el texto que esta sección os recomienda es el siguiente:

Botín
Paco Puche, 12/12/2011. Texto publicado en Rebelión

Este término polisémico es percibido de distinta manera según personas y circunstancias.

Así, para unos será meramente un tipo de calzado; para otros, los más, querrá decir aquello de lo que se apoderan un grupo de ciudadanos que va, roba un banco y se reparten la “cosecha”; y para otros, cada vez más, será lo contrario de lo anterior, aquello que un banco se apodera de sus ciudadanos cuando van a pedir sus servicios y luego se reparte los beneficios.

Curiosamente este término, visto desde sus orígenes, sabemos que proviene del francés butin y ésta, a su vez del alemán medieval bûte. Casualidades de la vida.

Lo que sí podemos sospechar que la última acepción es la que se está imponiendo en el imaginario colectivo. Y no es que crean en la teoría de la conspiración o en otras cosas raras, es que todo el mundo sabe ya que han sido los bancos los que han recibido todos los dineros públicos (de los ciudadanos) para su rescate; ellos, que han sido los que han provocado el desastre. Por ejemplo, se calcula en más de 7.7 billones de dólares [1] lo que la Reserva Federal de EEUU ha aportado en el salvataje de los bancos (más de la mitad de su PIB), y que la banca europea ha recibido en los dos últimos años ayudas por valor de 1.6 billones de euros, frente a la economía real que solo las ha recibido por valor de 11.700 millones de euros, cien veces menos.

Mientras, las gentes pierden sus casas porque no puede pagar sus hipotecas y no reciben ni la menor ayuda, ni siquiera se legisla la modesta proposición de “dación en pago” para no tener que, a la vez que pierden su casa, ser perseguidos por el banco de por vida. La sacrosanta Constitución se puede cambiar en un rato, pero hacerla cumplir resulta imposible. Los artículos de derechos que reconocen el del trabajo y el de la vivienda provocan una carcajada siniestra, son papel mojado.

Por esto, el significado inverso, la acepción que define a “botín” como aquel atropello que perpetran los bancos sobre los ciudadanos de forma institucional, es la que merece ocupar el lugar de honor en los diccionarios, que es la que va ocupando en la mente del pueblo. La lengua es el habla democrática no la norma impuesta.

Resulta sorprendente que hasta la OCDE, entidad que agrupa a los 34 países más ricos del mundo y que tiene un carácter consultivo, denuncie en el día de hoy que la brecha entre ricos y pobres se ha ensanchado y ha alcanzado la mayor de las diferencias de los últimos 30 años, eso en 2008. O sea que la crisis ha beneficiado a los ricos. Por eso el 15 M dice con toda razón: “no es una crisis es una estafa”. Y Warren Buffet, unos de los magnates mayores del mundo, afirma que “claro que hay lucha de clases. Pero es mi clase, la de los ricos, la que ha empezado esta lucha. Y vamos ganando”.

Pero, ¿puede haber ricos buenos? No, porque su riqueza es a costa de la pobreza, explotación, saqueo, hambre y miseria de los muchos. Si no hubiese maquilas no existiría Zara. Si no se hubiese sometido durante cien años a los trabajadores al genocidio del amianto no habría Holcim, ni el magnate Schmidheiny, ni AVINA. Y sí, puede haber ricos buenos, porque no pueden evitar que el sistema capitalista los impulse inexorablemente a la explotación y miseria de los más. O sea, que muchos de los beneficios que les reporta el sistema no los pueden evitar. Por ello, para ser buenos de verdad han de dejar de ser ricos, resarciendo a sus damnificados.

El sistema, es, pues, mucho peor que la avaricia de los ricos, tipo Madoff, o que sus justificaciones calvinistas. La moralina (o la responsabilidad social corporativa) no puede arreglar el desaguisado a que nos ha abocado el capitalismo. Éste es intrínsecamente crísico y desigualitario. La crisis es culpa de un sistema que de forma inexorable está regido por leyes y mecanismos que lo llevan a un crecimiento exponencial que choca con la finitud del planeta, y a una sobreproducción en el mercado, también exponencial, que hace que abunden los alimentos, por ejemplo, en medio del hambre atroz. La desigualdad depende del estado de la lucha de clases, como bien saben los ricos.

Para seguir leyendo este interesante artículo pulsa sobre el siguiente enlace:
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=141136

domingo, 10 de julio de 2016

Asamblea Ciudadana de Podemos Extremadura. O ciudadanización de la democracia o aparatismo burocrático

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

En las últimas entrevistas concedidas Juan Carlos Monedero lo ha dicho alto y claro, esperemos que Pablo Iglesias, Ínigo Errejón, Carolina Bescansa y Pablo Echenique lo entiendan:
1.- En la reflexión acerca del millón de votos, tenemos que preguntarnos qué hemos hecho mal, no qué nos ha quitado votos.
2.- La lógica partidista sacrifica los vagones para primar la locomotora, algo que se me hacía cercano a la vieja política y que todavía puede estar escondido en algunos rincones de la organización.
3.- Estamos en una crisis civilizatoria, pues cambia el mundo del trabajo, los flujos migratorios, el envejecimiento, cambia nuestra vida cotidiana y si cambia todo esto, es evidente que la ciudadanía tiene que enfrentar los contornos de un nuevo contrato social. Y eso es algo que ninguna vanguardia va a solventar.
4.- Unidos Podemos tiene que ser un partido de nuevo tipo, donde existan nuevas formas de militancia diferentes de las tradicionales, que te permitan entrar y salir, y que trasladen la condición líquida de la sociedad a los partidos.
5.- Hay quién prefiere quedarse en la inconmovible certeza de su lectura antes que atreverse a la incertidumbre de entrar en sitios inexplorados. Unidos Podemos ha avanzado hacia posiciones muy novedosas, eso no quita que siga habiendo dos almas, una como muleta del PSOE y otra dispuesta a entender que los partidos son herramientas para conseguir la emancipación, que lo importante es el para qué y que el cómo es instrumental. Se está haciendo ese viaje y tenemos que hacerlo. En todo caso, las fricciones entre Podemos e IU se disuelven construyendo un frente amplio en el que estén Equo, las Mareas, En Comú Podem, etc., en el que cada cual tenga su identidad particular, pero al mismo tiempo todos vayamos en la dirección correcta.
6.- Siempre va a haber gente que, como en los viejos partidos, construya oligarquías o leyes de hierro, por lo que es bueno que se rote. Hay que mirar en muchos sitios y ensayar.

En Extremadura comenzamos a avanzar en ese sentido, el primer paso ha sido activar el procedimiento de consulta sobre la Convocatoria de una Asamblea Ciudadana. Pues, como se afirma por parte de un número importante de Círculos de Podemos en la región, cito literalmente, "teniendo en cuenta que durante este tiempo político que consta de dos años hemos estado inmersos en numerosos procesos electorales, y debido al ritmo acelerado el cual nos han impedido que desarrollásemos una Asamblea Ciudadana; y dado que este ritmo tras el 26J ha cambiado, ahora es el momento apropiado para hacer la primera Asamblea Ciudadana en Extremadura. Donde tanto inscritos como activistas hablemos del camino recorrido hasta ahora, de líneas políticas y de trabajo futuro que debemos marcarnos para seguir caminando por el cambio de Extremadura, donde los Círculos seamos partícipes activos de este cambio con nuestro empoderamiento que al menos a fecha de hoy no es tangible".

Por mi parte opinio que recabar apoyos de inscritos puede ser una actividad interesante -y complementaria a esta que comienzan a llevar a cabo los Círculos de Podemos en Extremadura- a realizar por parte de los Grupos de Opinión de Podemos que se están conformando en la región. Esta tarea puede servir también para sondear la opinión de los inscritos sobre la necesidad de ir planteando con claridad el tipo de organización que queremos y nuestra posición política clara.

Mi criterio ya lo conocéis y coincide bastante con el de Juan Carlos Monedero, pienso que frente al partido de tipo clásico y populista por el que han apostado y apuestan los denominados "Equipos CQP" (Claro que Podemos), nosotros hemos de trabajar por una estructura política que ciudadanice la democracia y empodere a los/as incritos/as y a la gente frente al aparatismo burocrático y excluyente que han promovido los Equipos CQP.

Unidos Podemos ha de ser como el sujeto del devenir que, en su día, definió Aristóteles, una organización en avance de forma permanente e inexorable hacia el desarrollo inherente de todas las potencialidades que le son propias (a sus inscritos y a la ciudadanía en general); Al igual que la semilla que tiende a ser planta, o el embrión que tiende a ser organismo. Y, a este fin, debe estar puesta toda la organización, en especial sus órganos de gestión que deben de dejar de ser aparatos burocráticos y excluyentes como hasta ahora.

¿Qué os parece a vosotros?

viernes, 8 de julio de 2016

La Asamblea Ciudadana Regional y la tarea de los grupos de opinión de Podemos Extremadura

Javier Caso Iglesias | Analista Político
 

La tarea de los grupos de opinión de Podemos Extremadura ha de ser, durante esta etapa estival, ir recogiendo opiniones, sugerencias e ideas para que, después del verano, ir organizando con la mayor participación y aportación de la gente posible esa necesaria convocatoria de la Asamblea Ciudadana Regional de Podemos Extremadura que, con el título, "Que no te de miedo la democracia" se hace vital desarrollar al objeto de reflexionar sobre la necesidad de abrir y democratizar las decisiones de Podemos de Extremadura para que no sean tomadas en exclusiva por el Consejo de Coordinación sin la  participación del Consejo Ciudadano y de la Asamblea Ciudadana Regional.

Será positivo pues reunirse, una vez pasado el verano y tanto online como presencialmente, para intercambiar ideas y puntos de vista. Así como para invitar a estos encuentros a otras personas de otros grupos de opinión que se están conformando en la zona y por toda la región.

La mayoría de estos grupos de personas coinciden en ese trabajo y tarea de hacer de Podemos Extremadura un lugar más abierto, inclusivo y participativo en el que se nos tenga en cuenta a todos y no existan, como hasta ahora, vetos ni exclusiones.

Además, también coincidimos en pedir la convocatoria, para después del verano, de una Asamblea Ciudadana Regional que haga más transparente, participativa y democrática la toma de decisiones dentro de Podemos Extremadura. Pues entendemos que la cultura piramidal de los equipos CQP ha llevado a la organización a una inoperancia e inercia que la imposibilitan para afrontar ese objetivo de conformar amplias mayorías sociales, inoperancia e inercia que, por el contrario, han llevado a Podemos a perder más de un millón de votos en las elecciones del pasado 26-J en relación al 20-D. Todo ello por esa confusión intencionada de los equipos CQP entre poliarquía y democracia (http://goo.gl/UBnIZy) con el objetivo de conquistar cuotas de poder dentro de la organización.

Estamos abiertos pues a todas vuestras sugerencias e ideas para el logro de este fin.