jueves, 30 de julio de 2015

Las últimas encuestas constatan la caída de Podemos

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Los titulares de prensa son muy clarificadores de la situación electoral, para muestra los siguientes: Podemos se desploma diez puntos pero se mantiene tercero en Euskadi; PP y PSOE se distancian de los emergentes y Podemos cae; Podemos cae y el PSOE podría volver al Gobierno.

Podemos, con el 18,01% de apoyos, cae notablemente y pierde 4,4 puntos en relación al mes pasado, diez puntos desde enero que es cuando obtuvo su mejor resultado: 28,2%. Ciudadanos obtendría el 16% de los votos de celebrarse ahora elecciones, mientras que los socialistas quedarían con un 23,5% y los conservadores con un 23,1%.

Salta a la vista este desgaste prematuro de Podemos cuyas razones son obvias, obvias para todo el mundo excepto para los dirigentes de su propia organización a los cuales se les presentan como inescrutables; esto o que se empecinan en mirar para otro lado hipnotizados como parecen estar por sus siglas, el nuevo becerro de oro de Podemos; su actual anillo de Sauron.

Siglas o principios, esta es la cuestión.

O Podemos retoma la senda de conformar un verdadero movimiento popular o su maquinaria electoral enfangará, aún más, abandonada por la ciudadanía.

La misión de Podemos era la de articular un verdadero movimiento popular, lugar en el cual no cabían los actuales lados del sistema, IU incluida. En vez de eso se ha dedicado a adherir a sus siglas, como si ahí estuviera contenido todo el espacio ciudadano de ruptura, o a conformar alianzas a medida sin líneas rojas.

O se está a una cosa o se está a otra; los términos medios terminan por fracasar siempre. El compromiso es el objetivo de los cobardes, de los "tibios" que siempre temen las consecuencias de sus actos y la responsabilidad que con ellos deben asumir (Jesús dijo: "Me gustaría escupirlos. Sed ardientes o fríos").

Además parte de este desgaste está en haberse enfrascado en la labor institucional y, consecuencia de ello, haber perdido la comunicación y el contacto con la calle.

Un Director General me decía hace algunos años: "En política una realidad que no aparece en prensa no existe". Y eso le ha ocurrido a Podemos, que ha desaparecido de la prensa y ha perdido comunicación y contacto con la calle.

Podemos se ha enfrascado, investido y henchido de institucionalidad, ha sido hipnotizado por el aura de sus siglas institucionalizadas, ese nuevo becerro de oro, ese anillo de Sauron que los ha desviado de su objetivo; y así nos va: "Partiendo de la nada hemos alcanzado las más altas cotas de miseria".

martes, 28 de julio de 2015

La confluencia debe de ser un plato fundamentado en el sentido común y la democracia

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Unas preguntas muy certeras las que realiza, en su columna de opinión titulada "La confluencia es un plato que se debe servir frío", nuestro compañero y amigo Francí Xavier Muñoz (http://goo.gl/SQxGKD).

Por mi parte pienso que la Unidad Popular no se da a nivel estatal por carecer de movimientos político-sociales similares a los existentes en Madrid capital y Barcelona previos a las confluencias electorales locales.

A nadie se le escapa que Municipalia marcó la hoja de ruta a todas las fuerzas políticas en Madrid capital, diseñó un espacio en el cual la confluencia era posible, una confluencia sin exclusiones y sin patrimonialismos, una confluencia en la que cabían las izquierdas y los de abajo que son los dos paradigmas dominantes en el espacio de ruptura y necesarios para conformar una gran mayoría social de cambio.

Creo que las dificultades siguen estando en el discurso y en entender que no se trata de conformar un Frente de Izquierdas, sino un gran espacio político en el que se encuentre cómoda toda una gran mayoría social. Eso es Ahora Madrid y Barcelona en Común. Eso será Catalunya Sí Que Es Pot.

Esperemos que Ahora en Común entienda esto y también Podemos. Ambas organizaciones están en el limbo político y no han sabido hacer una certera lectura política de las experiencias municipalistas de Madrid capital y Barcelona. Experiencias políticas la de Madrid capital y Barcelona que se caracterizan por hacer y no tanto por decir.

Por tanto, lo que toca ahora, es que estimulemos, desde abajo y por parte de los movimientos políticos y sociales, la Unidad Popular.

Creo que hay que ser muy críticos con Podemos y también con Ahora en Común, pues no terminan de entender, a nivel global, que deben de seguir el ejemplo de Ahora Madrid y de Cataluña Sí Que Es Pot.

El problema, como digo, es que no hay un movimiento socio-político articulado que anime en este sentido, hay que crearlo. La gente o se agrupa en Podemos o en Ahora en Común sin ver que existe un espacio intermedio en el que deben de confluir. Están atascados con el discurso, pero desde Podemos no dan el paso necesario para clarificar y liderar ese proceso de Unidad Popular de una forma adecuada.

La gente de Podemos lo que tiene claro es lo que no se debe de hacer, pero no avanzan en qué es lo que se debe de hacer. En Cataluña la confluencia ha sido posible por el hecho de ser Ada Colau la que lidera el proceso desde la sombra. La trastienda social y política en Cataluña sabe lo que quiere y las organizaciones se ciñen a esa hoja de ruta. Pero a nivel estatal no existe esa hoja de ruta trazada desde un potente movimiento socio-politico y es ahí dónde se está fallando.

Las dificultades en Galicia están en el discurso, Beiras sigue insistiendo mucho en el eje conceptual izquierda-derecha y con ese eje no se gana. Si fuera Martiño Noriega el que liderara la iniciativa todo sería más fácil, pues está en mayor consonancia con Pablo Iglesias.

En Valencia pienso que no habrá problemas, pues Compromís y Podemos hablan el mismo idioma.

El error de Podemos es no desembarazarse de sus siglas y poner el acento en el discurso (sentido común y democracia). Si se hace como lo hizo Ahora Madrid o se está haciendo por parte de Cataluña Si Que Es Pot se avanzará.

El error de IU y de la vieja izquierda, como siempre, es insistir tanto en el eje conceptual izquierda-derecha, por ahí Podemos no pasa. Bajo ese paradigma la Unidad Popular se frustra. IU lo sabe, por eso lo potencia. Sus deudas no las va a pagar la Unidad Popular y eso lo sabe perfectamente IU.

Por mi parte sigo insistiendo en que la gente que tiene muy claros sus objetivos no tiene que estar todo el día haciendo profesión de fe, los de IU y los de la vieja izquierda no parecen tenerlos claro. Manuela Carmena o Ada Colau no están todo el día machacando con el "somos de izquierdas", sus hechos ya hablan por ellas. Por mi parte lo que veo es que todas esas personas que están todo el día diciendo que son de izquierdas en la práctica no demuestran nada, más que ser muletilla del PSOE por activa o por pasiva.

domingo, 26 de julio de 2015

Certera lectura política la de Errejón sobre la realidad interna de Podemos

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Creo que el 85% de abstención en las primarias de Podemos ha conseguido hacer mover ficha. El Consejo Ciudadano Estatal ha tomado nota y es que a las/os inscritas/os a Podemos no nos valen justificaciones, ni siquiera la relativa a alegar de que estamos en verano. El censo de Podemos es el que es y esas 380.835 personas han estado motivadas e ilusionadas en algún momento con el proyecto. Si el 85% de las mismas se han desmotivado no será solo por cuestión del verano. Si no somos simplistas en nuestros análisis veremos que las razones son otras.

Eso es lo que ha debido de hacer Íñigo Errejón y lo que le ha llevado a decir que "tras las generales, Podemos debe mutar de maquinaria de guerra electoral a movimiento popular", añadiendo que "Podemos haría mal si se esfuerza por ser el mismo tras las generales"; para ello la fórmula es "multiplicar a Pablo, garantizando que nadie sea imprescindible".

Y es que, como ha afirmado Íñigo Errejón en la inauguración de la Universidad de Verano de la organización, "Podemos ha cambiado al agrandarse. Al agrandarse se ha manchado de España".

Esto es lo mismo que hace unos meses nos indicaba Juan Carlos Monedero cuando afirmaba: "La ciudadanía tiene que impugnar al propio aparato de Podemos". Para ello abogaba por "desarmar a los generales mediocres que forman parte de Podemos".

Qué quieren decir tanto Ínigo Errejón como Juan Carlos Monedero con sus palabras. Pues sencillamente que el agrandamiento del proyecto se ha realizado con muchos "generales políticamente mediocres" que no han sabido conjugar la creación de una maquinaria de guerra electoral con un movimiento popular. Han puesto mucha atención en lo primero desatendiendo totalmente lo segundo, la consecuencia ha sido clara, el 85% de las personas inscritas se han desactivado, desilusionado y desvinculado del proyecto; y así ganar no es que sea difícil, es que es imposible. Las encuestas electorales así ya lo evidencian.

Por eso tras las elecciones generales hay que comenzarlo todo de nuevo en Podemos, explicando qué es y como se conforma, con qué metodologías, un movimiento ciudadano y popular. Para ello, lo primero, es "impugnar al propio aparato de Podemos" creando un paradigma de dirigente nuevo "multiplicando" a Pablo y "garantizando que nadie sea imprescindible".

Hay que dejar caer de sus torres de marfil a aquellos dirigentes a los que se les ha subido mucho el globo y no han sabido entender que lo importante es primero que lo urgente.

miércoles, 22 de julio de 2015

Podemos va a ser desbordado por la ciudadanía, es lo que toca

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Opino que los análisis políticos no deben de ser ni pesimistas ni optimistas, simplemente han de describir la realidad para abordarla adecuadamente.

Considero que la situación actual es esperanzadora, pues pronto nos daremos cuenta que el proyecto Podemos no son solo unas banderolas, un discurso, un logo y unas siglas, sino un modelo determinado de relación entre las personas. Las guirnaldas partidistas (banderolas, discurso, logo y siglas) son elementos simplemente decorativos y totalmente prescindibles por ser accesorios, pues lo primero e importante es la gente.

Allí donde la gente se ha puesto lo primero cualquier sigla arrasa, sea la de Ahora Madrid o la de Barcelona en Común. Cosa esta que no han conseguido las candidaturas de marca blanca de Podemos o de IU. El empoderamiento de la gente es lo primero, cuando esto ha ocurrido y se han olvidado banderolas, discursos, logos y siglas, siempre se gana.

A mi no me cabe ninguna duda de que el proyecto Podemos ha de ser desbordado por la realidad para ser puesto, de una forma más eficaz y eficiente al servicio de la gente.

Los datos indican que vamos hacia ahí: Resultados de Podemos en las elecciones autonómicas; Sorpasso de Podemos por verdaderas candidaturas de Unidad Popular; Reflejo en las encuestas de esta evidencia (30% respaldo electoral en Diciembre 2014 frente al 13% actual); Bajo índice de participación en las primarias. Todo estos son datos, ni pesimistas ni optimistas. Simplemente indican una tendencia clara para cualquier observador.

Por mi parte, como digo, la situación actual es esperanzadora; tengo esperanzas en que la gente desborde a la organización y volvamos a los orígenes que marcó el manifiesto Mover Ficha. Muchos amigos me llaman de Madrid y de Barcelona y me dicen entusiasmados que en sus barrios los concejales hacen reuniones periódicas con los vecinos. Y esto es algo generalizado, ocurre en todos los barrios de esas ciudades que han sido recuperados para la ciudadanía.

Manuela Carmena y Ada Colau se han dado cuenta que la actividad institucional no llega a nadie por mucho que se difunda a través de medios de comunicación o redes sociales y, además, aburre. Por eso han optado por sacar a sus concejales a la calle para sentirse cercanos y accesibles a la gente y uno más de ella. Esto es lo que muchos esperábamos de Podemos. Pero sus cargos institucionales se han vuelto bastante lejanos e inaccesibles, y no solo sus cargos institucionales, los propios miembros de los Consejos Ciudadanos parecen estar a años luz de distancia de la gente. La cercanía no se percibe. Mientras Manuela Carmena o Ada Colau las percibes como las vecinas del piso de al lado de tu vivienda, incluso no es difícil imaginárselas en bata y en zapatillas de andar por casa; a los responsables políticos e institucionales de Podemos se los percibe lejos, muy lejos e inaccesibles, blindados por un halo de superioridad altiva y como repitiéndonos a los ciudadanos la letra de esa canción de Serrat titulada Locos Bajitos: "Niño, deja ya de joder con la pelota. Niño, que eso no se dice, que eso no se hace, que eso no se toca". Muy similar toda esta situación a la que también sentíamos con la dirigencia de IU o como quiera que se llame ahora.

Cuando digo que Podemos se va a desbordar lo digo con conocimiento de causa, pues percibo lo que la gente quiere. Quiere cercanía y no burocracia. Y la gente en Podemos, también los inscritos, perciben mucha burocracia y escasa cercanía a la gente. Salgamos pues a las calles, tomemos las calles como nos sugería Gabriel Celaya. ¡A la calle!, que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo.

Ese salir a la calle debe de significar programar reuniones en los barrios, en las plazas como había Podemos al principio de su andadura, salir pues de la sede social y también de la sede parlamentaria y poner lo importante, que es la cercanía con la gente, por delante de las urgentes agendas políticas e institucionales.

Son ideas que dejo a vuestro mejor criterio. Espero que por expresarlas no me pase como a Sócrates que también era incansable y persistente en la exposición de las suyas.

martes, 21 de julio de 2015

¿Confluencia para qué? Apuntes sobre el eje conceptual de la confluencia

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Por mi parte pienso que la confluencia va a estar condicionada por el discurso. Mientras IU - Ahora en Común no entienda que el eje conceptual que debe de liderar el proceso sea el de democracia-oligarquía poco lejos se llegará.

Estamos desbrozando el camino a un proceso de revolución democrática de la ciudadanía. Los viejos conceptos izquierda-derecha representan actualmente muy poco, pues tarjeta black tenían todos y financiación privilegiada de los bancos, así como condonación de deudas a los partidos políticos; IU la primera.

Estas prácticas que describo han ubicado en el cubo de basura de la historia ese eje conceptual de izquierda-derecha como herramienta emancipadora. Ese eje conceptual se ha transformado en un lastre que solo agrupa, en el imaginario de la gente, a aprovechados o a sectarios; y con ese bagaje no avanzamos, a lo más que se llega como certeramente dijo Pablo Iglesias sobre IU: "Se vive muy cómodo siendo un partido bisagra del PSOE".

Ada Colau lo explica muy bien: "Podemos es la gran esperanza de miles de personas para conquistar y democratizar nuestras instituciones a nivel estatal", subrayando que "ambas formaciones participan en una revolución democrática donde la ciudadanía es la protagonista".

Pablo Iglesias y Ada Colau propugnan una "revolución democrática" en 2015 (http://goo.gl/v8S96E).

Este es pues el objetivo. Las confluencias solo son posibles con aquellas fuerzas políticas y sociales que laboren de verdad por ese objetivo, fuerzas entre las que IU no está; pues de lo que se trata de conformar un proyecto en el que quepan amplias mayorías sociales y en el que, por tanto, sobran las etiquetas y las guirnaldas de la vieja izquierda como certeramente lo indica Pablo Iglesias cuando fija la posición de Podemos en relación a los exponentes de la vieja izquierda (http://goo.gl/PwEYGM).

Como siempre digo estas son mis ideas que dejo a vuestro mejor criterio.

domingo, 19 de julio de 2015

Explicación de mi voto en el proceso de Primarias de Podemos

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Por mi parte pienso que el sistema de Primarias de Podemos es operativo, puedes optar por lo que mejor te convenga (seleccionar una lista, confeccionar tu lista o modificar alguna lista de las que se proponen); seguro que el procedimiento se puede mejorar y se mejorará, pero ahora te permite votar de una forma cómoda por aquello con lo que más te identificas.

Por mi parte siempre voto para establecer equilibrios entre las diferentes sensibilidades. Analizo cual puede ser la ganadora y opto por votar otra que pueda contrarrestarla. Lo ideal siempre es el término medio que es dónde se haya la virtud y la mejor forma de conseguirlo es tratando de conformar un buen contrapoder que limite al poder.

En esta ocasión he votado, entre otros/as candidatos/as, a dos listas plancha: La que lidera el sindicalista Diego Cañamero y la que aparece la escritora Ángeles Caso. Obviamente eligiendo a Pablo Iglesias para encabezar esa candidatura complementaria que se conformará con la que él presenta.

Como siempre digo estas son mis ideas que dejo a vuestro mejor criterio.


miércoles, 15 de julio de 2015

Hacia la Unidad Ciudadana y Popular en un partido instrumental con líneas rojas

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

Leyendo el siguiente titular periodístico podríamos decir que Podemos "donde dije digo, digo diego", lo cual es evidente: "Podemos rectifica sobre Ahora en Común: no es un 'chantaje' sino un 'emplazamiento público' de confluencia (http://goo.gl/zNWX5J).

Ya lo manifestó Xosé Manuel Beiras, portavoz de Anova: "No hay ninguna fuerza política que pueda ser el gallo del gallinero". (http://goo.gl/h7FWLs).

Y ahora lo ha vuelto a recordar: "Beiras alerta a Podemos de que pondrá 'una bomba de relojería' en la Marea gallega si no se suma". Aboga por la unidad en "un proyecto común y no sobre exploraciones demoscópicas" (http://goo.gl/fZ1MVm).

Los analistas políticos ya comienzan a darse cuenta de la función de Ahora en Común: "Ahora en Común responde a una necesidad que Podemos decidió dejar de satisfacer: la de construir democráticamente listas ciudadanas unitarias para ganar" (http://goo.gl/Fmhto8).

Si Podemos, en vez de aferrarse identitaria y reificadoramente a sus siglas de forma compulsiva, se hubiera dedicado a establecer las bases sobre las que se tiene que asentar la unidad de todos los sujetos políticos que cuentan con vida y representación propia en este país, otro gallo nos hubiera cantado. Ahora, en vez de competir interna y externamente, estaríamos construyendo una alternativa de país.

Indicaba hace unos días, hablando sobre los procesos de confluencia (http://goo.gl/L0r5ha), que surgirá, si se hacen bien las cosas, un sujeto político nuevo de la suma de Podemos y Ahora en Común. Pero tiene que ser un nuevo sujeto político que sea más que la suma de las partes. Que sea más Podemos que Podemos y más Ahora en Común que Ahora en Común.

Para llevar a cabo este proceso se necesita no solo mucha generosidad, sino mucha fidelidad a una metodología que empodere verdaderamente a las/os de abajo, una metodología muy participativa, muy abierta, muy democrática, muy transparente, muy inclusiva y que se base en un modelo de relaciones sociales y, también de producción, horizontal; no queremos ser siervos/as de la gleba por más tiempo. Las relaciones piramidales y la semi-esclavitud que padecemos deben de ser abolidas sin más dilación.

Se trata de conformar un proyecto en el que quepan amplias mayorías sociales y en el que, por tanto, sobran las etiquetas y las guirnaldas de la vieja izquierda como certeramente lo indica el Secretario General de Podemos: Pablo Iglesias fija la posición de Podemos en relación a los exponentes de la vieja izquierda (http://goo.gl/PwEYGM).

También sobran todas las viejas prácticas de la vieja política, como la del recelo al inalienable derecho a la libertad de expresión. Podemos y Ahora en Común deben de ser auténticos paladines y defensores de la democracia, tanto interna como externa; y para ello nada mejor que predicar con el ejemplo.