miércoles, 10 de septiembre de 2014

Podemos o Ganemos, Bescansa o Monedero

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político y Activista Social

Las últimas declaraciones de Juan Carlos Monedero al diario El Mundo no han pasado inadvertidas para nadie. Su entrevista ha generado un apasionado y necesario debate. Poderoso caballero es Monedero como le señalan y referencian medios como La Voz de Galicia.

Las opiniones se ha sucedido sin cesar tanto dentro como fuera de Podemos. Dentro, según recogen algunos medios de comunicación, se decía que los militantes de Podemos se inclinan, para encabezar las listas al Ayuntamiento de Madrid, por Carolina Bescansa, cofundadora del partido y docente de Ciencia Política de la Universidad Complutense de Madrid; destacan que Bescansa "es más moderada que Monedero". Fuera de Podemos Gaspar Llamazares, ha expresado a través de su cuenta de Twitter, "Los nuestros nos relegan hoy a la UCI. Falta de humildad y amabilidad".

Y es que en el artículo publicado por el director de El Mundo, Casimiro García-Abadillo, asegura que en los momentos previos a la entrevista preguntó al líder de Podemos por el futuro de IU. "Su respuesta fue: "¿Su futuro? Desaparecer o convertirse en un pequeño partido insignificante". A lo cual añade Monedero en otra de sus respuestas: "Podemos no va a ser la UCI de ningún partido del régimen del 78. Nos interesa infinitamente menos la unidad de la izquierda que la unidad popular. Para cambiar este país necesitamos construir mayorías. No ser el pegamento de los fragmentos de la izquierda".

Pero hay que entender que Juan Carlos Monedero está haciendo su papel, aunque ello le cueste no ser candidato por Podemos o por Ganemos a la Alcaldía de Madrid.

Por mi parte pienso que hemos de ser menos críticos con el papel que está desempeñando Juan Carlos Monedero; hay que tener en cuenta que Monedero juega un papel cuyo objetivo es que los más conservadores dentro de los espacios de ruptura y de la izquierda muevan también ficha, para ello hay que provocar reacciones y decir las cosas de una forma tan clara como lo está haciendo Juan Carlos Monedero; pues de otra forma no lo entenderían, pues parece que están ubicados en el Nirvana del régimen del 78. Creo que el papel que está haciendo Juan Carlos Monedero es muy de agradecer. Muchos analistas políticos y electorales llevan diciendo lo mismo varios años y por usar formas más amables no están siendo atendidos, por ejemplo, por algunos sectores de IU. Y es que resulta más que obvio que o IU mueve ficha y se adapta a las nuevas metodologías de la participación ciudadana o quedará como una fuerza marginal similar al KKE en Grecia.

Lo que Juan Carlos Monedero está tratando de hacer es llamar poderosamente la atención sobre lo siguiente que, por cierto, también dijo en la entrevista de El Mundo y de la cual a continuación dejo su enlace:

"Pero hay elementos que ya son consustanciales a Podemos. Votación en primarias, defensa radical de los derechos humanos... Tenemos claro cómo queremos funcionar. Quien no lo asuma no va a negociar con nosotros. Defendemos la limitación de mandatos. Ocho años. Se acabaron las biografías políticas. Es patético que Rubalcaba regrese 30 años después a dar clases. Es una vergüenza para la Universidad. Una limitación también de sueldos para frenar el aluvión de arribistas. La revocación de mandatos y, ya he dicho antes, las primarias."

ENTREVISTA Juan Carlos Monedero, politólogo y promotor de Podemos
http://www.elmundo.es/espana/2014/09/07/540b7a63268e3e1e198b4572.html

viernes, 5 de septiembre de 2014

Programa, programa, programa para hacer que como es abajo sea arriba

Por Javier Caso Iglesias | Analista político y activista social

Hace más de 5000 años que el sabio egipcio Hermes Trismegisto, que significa en griego 'Hermes, el  tres veces grande', enseñara a sus discípulos la que se conoce como Ley de la Correspondencia, esa  que enuncia que "como es abajo es arriba". También basaba sus enseñanzas en tres principios  aprendidos de Dyehuthy, el evaluador de pensamientos, palabras y actos.

Tuvimos que esperar más de 5000 años para que el 15M primero y los 'tres veces grande', los  "triunviratos" Iglesias-Monedero-Errejón o Forcades-Oliveres-Colau, nos hicieran ver que esa Ley de  la Correspondencia, esa que enuncia que "como es abajo es arriba", era factible para cambiar  realidades que nos resultan adversas.

Y que, para cambiar realidades y hacer lo de arriba como es abajo, solo hay que aplicar los tres  principios de Dyehuthy, el evaluador de pensamientos, palabras y actos.

Julio Anguita lo sabe muy bien y desde hace años insiste en su 'tres veces grande' programa,  programa, programa. Programa para plasmar los objetivos que se persiguen, programa para establecer  un discurso común y programa para fijar una metodología para evaluar si los pensamientos  (objetivos) y las palabras (discurso) se corresponden con la praxis (actos).

Este programa, programa, programa es el que ha permitido, a PODEMOS primero y a GANEMOS ahora, dar  una verdadera patada al tablero de juego del sistema mercantilista que padecemos. Mientras que  hasta ahora los espacios políticos que se proponían como alternativos no hacían otra cosa que de  servir de muletilla a uno de los partidos del régimen o quedarse en la marginalidad más inoperante,  más y más personas conscientes se dieron cuenta de que con una metodología eficaz era posible  revertir la situación y hacer lo de arriba como lo de abajo.

Lo de arriba siempre es élite y depende de los de abajo que esta élite se transforme en casta o  gobierne obedeciendo.

A principios del siglo pasado, el dirigente obrero Pablo Iglesias Possé lo sabía bien y por eso solía sugerir, en relación a las personas que elegimos para que nos representen, lo siguiente: "Buscad a los mejores y vigilarlos como a ladrones".

Insisto, lo de arriba siempre es élite y depende de los de abajo que esta élite se transforme en casta o gobierne obedeciendo. Los triunviratos, los PODEMOS, los GANEMOS, son herramientas del pueblo que no debemos de permitir que se transformen en casta, sino que sigan fieles al pueblo gobernando obedeciendo. Ese gobernar obedeciendo que el Zapatismo, y su imagen el Sup Marcos, el "holograma" y "botarga" que hizo que el mundo volteara, establecieron como filosofía práctica del procomún.

Por tanto programa para establecer un discurso común y programa para fijar una metodología para evaluar si los pensamientos (objetivos) y las palabras (discurso) se corresponden con la praxis (actos).

jueves, 28 de agosto de 2014

Resumen en cinco puntos del artículo de Julio Anguita titulado "Ahora. Sin pretextos"

Como indica Julio Anguita, en un certero artículo de opinión titulado "Ahora. Sin pretextos", hemos de conformar un mismo  discurso; pues una vez que todos tengamos el mismo discurso político la confluencia electoral resultará muy sencilla. Para  entender el contenido de esta propuesta de Julio Anguita nada mejor que usar el siguiente resumen en cinco puntos de su  artículo. Espero que os guste.
 
1.- SOBRE LA INDECISIÓN

Son numerosas las veces que la indecisión, hija de tantos padres, ha abortado la culminación de la empresa con la que los dioses se han visto obligados a recompensar la lucha, la constancia, el sacrificio y la sed de justicia de tantos y tantas.

Aníbal, vencedor de los romanos en Cannas (216 a.C.), tuvo la posibilidad de entrar en Roma que, apenas sin defensas, hubiese  sido para el cartaginés la prenda de su victoria definitiva en la guerra y un cambio total en el decurso histórico. El propio  Tito Livio (59 a.C.-13 d.C.), historiador romano, reconoció que la indecisión del general victorioso, y su renuncia  consiguiente a coronar su éxito, significaron una ocasión perdida. Años después, rehechos los ejércitos romanos, Escipión el  Africano infringió a Aníbal en Zama (202 a. C.), la derrota que puso fin a la segunda guerra púnica y con ello al poder de  Cartago.

A Aníbal le faltó ese punto de osadía genial que siglo y medio después exhibiera Julio César al decidirse a pasar el Rubicón.

La indecisión es un estado de padecimiento mental en el que los sentimientos, las dudas y las razones están fuertemente confrontados entre sí. Y ello, que constituye una experiencia dolorosa cuando el conflicto se circunscribe a lo estrictamente  personal, se convierte en tragedia social si la indecisión afecta a fuerzas sociales y políticas a quienes los  acontecimientos que por otra parte ellos han protagonizado, les otorgan la capacidad de explotar un triunfo.

Pudiera ser que la supuesta indecisión no fuera tal y la situación de aparente inacción obedeciera a cálculos sobre las posibilidades de acceder en solitario a una parcela de representación en los escenarios y ámbitos del hasta ayer adversario.

2.- EL BIPARTITO Y LAS MIOPÍAS CULPABLES

El bipartidismo es muchísimo más que el ejercicio del poder institucional por el PP, el PSOE y los apoyos, cuando interesan, de las fuerzas conservadoras nacionalistas. El bipartidismo es, esencialmente, el mecanismo político a través del cual el  Poder ejerce su hegemonía. Dentro del espacio constituido por los intereses de ese Poder, están permitidos los debates, las confrontaciones partidarias, las declaraciones acres de unos contra otros y las especulaciones permanentes sobre cuál de los  dos pilares del sistema va a ganar las próximas elecciones. Todo está permitido menos un par de cosas. La una es el  cuestionamiento de los fundamentos del sistema. Es el caso de la llamada política de Estado: OTAN, UE, Troika, Reformas  laborales, fiscalidad regresiva, inacción contra una corrupción de la que se participa o, sin ir más lejos, la reforma del  artículo 135 de la Constitución; y así un largo etc. La otra prohibición estriba en que no haya otra fuerza política que  aparezca como tercer sujeto político en igualdad con los otros dos. Y muchísimo menos si ese tercero o cuarto aparecen como alternativa parcial o total al sistema. La jauría mediática será implacable. Todo vale.

Por eso constituye un error seguir planteando desde la izquierda alianzas estratégicas con uno de los componentes del  bipartidismo, el PSOE; es pedir peras al olmo. Otra cosa son  las coyunturas tácticas inmediatas y en cuestiones locales o  generales que no afecten al núcleo duro del sistema o expliciten las diferencias y pugnas entre los miembros del bipartito y  en las cuales, la elección de alcaldes por ejemplo, se debe participar para avanzar y ganar posiciones socales y políticas.

Quiero decir que intentar construir una alternativa al sistema teniendo como socio a un integrante del bipartito, no sólo es  un error sino un caso de miopía culpable.

3.- NOS FALTA PROGRAMA, DISCURSO Y LENGUAJE DIDÁCTICO

Las movilizaciones y posteriores elecciones europeas demostraron que el bipartidismo podía ser derrotado. Podía, pero nada más se abría una brecha en el muro otrora inaccesible e inexpugnable. El problema para la Alternativa es entrar, sustituir y  ejercer con la mayoría ciudadana el protagonismo en el cambio.

La historia nos enseña que en las confrontaciones sociales y políticas con voluntad de dirimir y superar una situación, la confrontación es total, a todos los niveles. Y si el adversario tiene un discurso, nosotr@s debemos oponerle otro.

Es urgente que nosotr@s nos sintamos ligados por algo más que las coincidencias en calles, concentraciones, protestas y  acciones varias. Todo ese mundo, plural, vario y a veces disperso que somos, no puede seguir apareciendo como el catalizador  del inconformismo y la acción cívica subsiguiente. Seguramente nos ganaremos simpatías, apoyos morales y complicidades. Pero se trata de superar eso transformándolo en adhesiones comprometidas con una propuesta que oponer al discurso oficial.

Creo que ha llegado el momento de que esa fuerza a la que he denominado nosotr@s se reconozca y la reconozcan por algo más  que la unión de los disconformes. Nos falta una propuesta que, a mi juicio, se compone de tres partes: programa, discurso y lenguaje didáctico. Sé, porque es evidente que cada organización de todas las que nos vemos en las movilizaciones tiene  propuestas, programas y discurso. La cuestión estriba en que cada uno de ellos se subsuma en uno común que sea la  identificación del nostr@s más allá de la protesta. Un programa común que para nada suprima, margine u olvide al de cada uno.  Un programa, mínimo común que la opinión pública comience a reconocer como la contrapropuesta capaz de aglutinar a la  mayoría. Imaginemos que cada organización es capaz de compartir con las demás una partitura, una melodía. Esa partitura  sonará, única, aunque interpretada por cada instrumento. Unidad y pluralidad.

Cada fuerza o colectivo podría exponer o defender sus propuestas pero priorizando la propuesta que constituye la identidad compartida. Se trata, en definitiva, de tener claro que un programa es mucho más que un listado de deseos.

En situaciones como ésta la importancia del programa común no puede hacer olvidar la necesidad de un discurso también común.  Un discurso que para que sea fácilmente compartido debe ceñirse a las cuestiones éticas y morales que están pidiendo  solución. El discurso de la ejemplaridad, la persecución implacable de la corrupción y de las prácticas atentatorias contra  el erario público y las nuevas formas de hacer política forman parte de un discurso y de unas medidas que deben conformar el  conjunto de valores de la mayoría, tanto en el poder como en la oposición.

4.- NO CABE LA DEMANDA DE VOTOS O APOYOS PARA QUE ALGUIEN GIRE A LA IZQUIERDA, AHORA SE TRATA DEL PODER PARA EJERCERLO CON LA MAYORÍA

Y digo poder porque en mi universo mental no cabe la demanda de votos o apoyos para que alguien gire a la izquierda o a los cambios sociales; esa época por suerte ya acabó. Ahora se trata del poder para ejercerlo con la mayoría.

5.- MENOS CONSIGNAS Y MÁS PERSUASIÓN AMABLE

Y queda una última cuestión que no por ello es la menos importante. Muchas veces el lenguaje de consignas, quejas y agravios  hace perder, por su agresividad y formulación esquemática, el interés, la curiosidad o la comprensión. La comunicación es  extraordinariamente importante.


Se trata de persuadir, convencer, explicar y hacer lo aparentemente difícil, cercano,  accesible, compartido. Esta fase de la lucha debe significarse por la preeminencia de las razones que conduzcan a que la  mayoría se constituya como tal.
 

A esa tarea debemos dedicar todos nuestros esfuerzos; la ocasión es propicia. La lucha debe continuar y así desembocar en  otro 22-M,  también pacífico, con otros objetivos y otra estrategia que conduzca al cambio radical: social, político y de  valores.

Si deseas leer el artículo completo de Julio Anguita titulado "Ahora. Sin pretextos", pulsa sobre el siguiente enlace.-
http://www.nuevatribuna.es/

viernes, 22 de agosto de 2014

Abrir procesos de diálogo para conformar candidaturas municipalistas unitarias

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político y Activista Social

Sostengo que hay que empezar a abrir un proceso amplio de diálogo con todas aquellas fuerzas políticas, sociales y ciudadanas que empaticen con la idea y la metodología del espacio amplio y muy incluyente contra los recortes y el austericidio, un espacio con capacidad de transformarse en fuerza institucional que sea capaz de ganar mayoritariamente en el próximo proceso de elecciones municipales del 2015.

Hemos de insistir a esos interlocutores que no se trata de idolatrar unas nuevas siglas ni crear una sopa de siglas o una novísima sigla fetiche, sino de empoderar verdaderamente al pueblo.

En estos momentos las fuerzas políticas, sociales y ciudadanas que apuesten por el cambio han de ser capaces de dejar a un lado el chip de la vieja izquierda de poner las siglas por encima de las personas, pues mientras se idolatran siglas o banderas dejamos a un lado lo fundamental, esto es, impulsar un proceso de emancipación de las clases populares por ellas mismas.

Como dijo Federico Engels en su nombre y en el de su ilustre amigo, el filósofo Carlos Marx, nuestra doctrina no es un dogma, sino una guía para la acción. Seamos en este principio firmes y, sobre todo, radicales. Radicales como también nos enseñaron a ser ellos: "Ser radical es atacar el problema por la raíz. Y la raíz, para el hombre, es el hombre mismo."

Nuestra tarea, por tanto, es tratar de influir con nuestras propuestas, en todos los espacios de confluencia que se creen, pero sin embarcarnos definitivamente en ninguno de una forma total hasta que estos no se adapten a lo que el pueblo está demandando a gritos como necesidad perentoria, esto es, la constitución de un frente o espacio político y social amplio y muy incluyente, sin hegemonismos ni patrimonialismos, que trabaje de forma integradora e inclusiva, alentando procesos colaborativos abiertos al pueblo en la elaboración de sus propuestas y programas y realizando primarias abiertas, democráticas, muy participadas y transparentes para elegir y ordenar sus candidaturas; procesos en los que nadie de los movimientos sociales o políticos que impulsen esas candidaturas municipalistas unitarias de ruptura con el régimen del 78 sea excluido del proceso y de su derecho a presentarse para poder ser elegido.

Fernando Pizarro, Reforma de la Ley Electoral y Casta Política

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político y Activista Social

"La revolución ciudadana ya está en marcha y no tiene marcha atrás" (Ada Colau).

Dice Fernando Pizarro, presidente de la Federación de Municipios y Provincias de Extremadura (Fempex) y alcalde de Plasencia por el PP, que "la reforma de la ley electoral es buena" para que gobierne la lista más votada, a lo cual añade que esto es "saludable para la democracia".

Ya decía Carlos Marx que, en función de sus propias leyes, el capitalismo cava su propia tumba.

El efecto que ha generado la reforma de la Ley Electoral ha sido el contrario al esperado, pues ha conseguido que todas las fuerzas progresistas de este país, que no están el la lógica del bipartidismo de la casta de los partidos del turno (PPSOE), la califiquen -dicho sea en palabras de Inés Sabanés (Equo)- de reforma realizada por "el miedo que tiene el PP", "una reacción del Partido Popular al proceso de construcción de una mayoría social" que se está intentando, por ejemplo, desde los distintos Ganemos. A lo cual añade Sabanés que "esta reacción del PP de cambiar la ley intenta que estos procesos de convergencia le afecten menos. No buscan más democracia sino mantener su poder".

Es obvio que los partidos del turno (PPSOE) "se han dado cuenta de que la ciudadanía ha decidido echarlos" (Ada Colau, portavoz de Guanyem Barcelona), que esta Ley Electoral "muestra la grave crisis que sufre el bipartidismo" (Lara Hernández, de Izquierda Unida), consecuencia de lo cual "la casta ve peligrar sus privilegios" (Luis Alegre, portavoz de Podemos).

Como explica el periodista Alejandro Torrús en una noticia de recomendable lectura del diario Cuarto Poder titulada "Ada Colau: La reforma electoral refuerza la idea de la convergencia", "el discurso de todos ellos coincide en señalar la fuerza interna que mueve al PP: el miedo a perder ayuntamientos, que salga a la luz cómo ha gestionado en los últimos años ayuntamientos tan grandes e importantes como Madrid y Valencia y, como señala Ada Colau, el miedo a la 'revolución democrática' que espacios como Guanyem Barcelona y partidos como Podemos e Izquierda Unida quieren llevar a cabo.

miércoles, 20 de agosto de 2014

GANEMOS: Legalizar siglas o crear movimiento, esta es la cuestión

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político y Activista Social

Mi opinión personal es que legalizar una denominación, para concurrir a las elecciones municipales por parte de los espacios políticos y sociales que clamamos por la ciudadanización de la democracia, es secundario; pienso que lo importante es tener una enorme masa crítica de gente que apoye la idea de la confluencia e intentar que nadie hegemonice o patrimonialice los proyectos que se pongan en marcha, pues cuando se comienza a hacer esfuerzos por patrimonializar algo, ese algo termina perdiendo interés para la ciudadanía y termina siendo una cosa de cuatro; los ejemplos unitarios lanzados hasta ahora han terminado mal consecuencia del intento, por parte de algunas organizaciones o personas, de hegemonizarlos.

Como he hecho público en varias ocasiones, nuestra tarea es tratar de influir, participar para ello, para tratar de influir con nuestras propuestas, en todos los espacios de confluencia que se creen, pero sin embarcarnos definitivamente en ninguno de una forma total hasta que estos no se adapten a lo que el pueblo está demandando a gritos como necesidad perentoria, esto es, la constitución de un frente o espacio político y social amplio y muy incluyente, sin hegemonismos ni patrimonialismos, que trabaje de forma integradora e inclusiva, alentando procesos colaborativos abiertos al pueblo en la elaboración de sus propuestas y programas y realizando primarias abiertas, democráticas, muy participadas y transparentes para elegir y ordenar sus candidaturas; procesos en los que nadie de los movimientos sociales o políticos que impulsen esas candidaturas municipalistas unitarias de ruptura con el régimen del 78 sea excluido del proceso y de su derecho a presentarse para poder ser elegido.

Insisto en que si no existe una masa crítica ciudadana amplia detrás de estos proyectos toda legalización de siglas no servirá para nada más allá de un gasto enorme de dinero. Además, subrayo, que la idea es empoderar al pueblo, pues si esto es así debe ser la propia ciudadanía, a través de los representantes que elija, quienes legalicen esas siglas. Todo lo demás es ofrecer platos cocinados y seguir haciendo las cosas por arriba.

En resumen, y expresado en palabras del colec­tivo Ate­neo de Zaragoza: "Esta­mos orga­ni­zando, entre todas, un desborde popular, que supere par­tidos y movimien­tos, que nos supere a noso­tras mis­mas y per­mita soñar con otras for­mas de vivir. El momento es ahora. Ganemos".

Como siempre digo, estas son mis ideas que dejo a vuestro mejor criterio.

jueves, 14 de agosto de 2014

Necesitamos un Frente Amplio Ciudadano y Popular, no excluyente, para GANAR

Por Javier Caso Iglesias, Analista Político y Activista Social

Traslado una idea por si fuera de vuestro interés. Pienso que sería conveniente en todas las concentraciones ciudadanas que se hagan para protestar contra las políticas austericidas y de recortes contactar con las organizaciones asistentes y quedar con ellas para proponerles la posibilidad de colaborar en la cercanía de cara a la necesaria estrategia para avanzar en el ámbito institucional.

Considero que hemos de exhortar constantemente a la unidad para tomar las instituciones a través de las urnas y ahora, de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas, debería darse un paso importante a través de Candidaturas de Unidad Popular muy participadas por la ciudadanía y muy incluyentes que transformen a las organizaciones rupturistas en una fuerza hegemónica también en las instituciones. El ejemplo a seguir lo tenemos en Guanyem Barcelona (https://guanyembarcelona.cat/es/), la iniciativa política que lidera Ada Colau. Indicar que la creación de espacios similares a este de participación política se ha acelerado durante las últimas semanas (Ganemos Madrid, Ganemos Málaga, Ganemos Zaragoza, Ganemos Valladolid, ...)

El trabajo reivindicativo en la calle es muy importante, pero tiene que estar canalizado a tomar democráticamente las instituciones y ponerlas al servicio del pueblo, pues de no ser así toda nuestra tarea y esfuerzo no será otra cosa que mera testimonialidad sin funcionalidad práctica alguna. Se trata, por tanto, de caminar hacia el Frente Amplio no excluyente y rupturista, por tanto hay que atreverse a trascender las propias siglas y buscar la unidad sin exclusiones con todas aquellas personas y organizaciones que estén dispuestas a conformar ese necesario y urgente Frente Amplio Ciudadano y Popular que rompa con el sistema y el régimen del 78. Tratando, obviamente, que sea el propio pueblo el que elija a sus representantes y evitando que los/as candidatos/as sean designados por las partitocracias de partido de siempre encerrados entre las cuatro paredes de sus sedes.

Hay que tener en cuenta que parte del éxito de Podemos y de Ganemos radica en esto, han roto con la tradición de elegir a sus representantes por parte de las cúpulas de los partidos. Y hay que reconocer que esta era la tradición de todas las fuerzas de izquierda de este país hasta ahora, desde las grandes a las más pequeñas. La cultura del Sanedrín, afortunadamente, ha llegado a su fin. Ahora de lo que se trata es de empoderar y comprometer verdaderamente al pueblo.

Considero pues que esa es la acertada línea de actuación; primero lanzar propuestas unitarias con unas líneas programáticas claras en la línea que nos es propia y que otras organizaciones políticas han asumido también como suya, la relativa a las Candidaturas Unitarias Ciudadanas, esto es, candidaturas de Unidad Popular sin exclusiones y con un programa consensuado claramente rupturista.

Solamente en caso de que la propuesta de Candidatura Municipalista Ciudadana no cuajara, el segundo paso sería el de concertar coaliciones con aquellas fuerzas rupturistas que sean más próximas y propensas a este proceso. Ni excluir ni que se nos excluya, este debe de ser el lema del pueblo.

Es por ello que debemos movernos con agilidad e ir estableciendo acuerdos con todas aquellas fuerzas rupturistas que apuestan por las Candidaturas de Unidad Popular. Poner lo antes posible las cartas sobre la mesa y lanzar propuestas concretas de acuerdo al respecto.

Hay, por tanto, que sondear qué se va a hacer, por parte de las fuerzas rupturistas, en Galicia, en Cataluña, en Euskadi, en el País Valenciano, en Andalucía, en Madrid, etc... Sondear las posibilidades en todas las zonas geográficas del país y empezar a saber ya con quién se cuenta y dónde se están reuniendo las fuerzas rupturistas para afrontar este proceso unitario. Decir que en las ciudades con mayor población iniciativas similares a Guanyem Barcelona ya han arraigado con fuerza (Ganemos Madrid, Ganemos Málaga, Ganemos Zaragoza, Ganemos Valladolid, ...), hay que sumarse a las mismas y extenderlas geográficamente. Hemos de crear una opción para ganar, no para patalear en la marginalidad; para ello hemos de sumar, sin sectarismos ni exclusiones, con otros espacios que están ubicados en el espacio de ruptura con el régimen del 78.

Como siempre digo, estas son mis ideas que dejo a vuestro mejor criterio.