lunes, 13 de febrero de 2017

Vistalegre 2 o el enterramiento de Podemos y el resurgir de la vieja IU del PCE

Por Javier Caso Iglesias | Analista Político

El titular de este artículo define muy bien lo acontecido en Vistalegre 2, esto es, el enterramiento de Podemos y el resurgir o reflotamiento de la vieja IU del PCE.

Tanto la candidatura de Pablo Iglesias como el sistema de votación por puntos, como Eurovisión, lo evidencian todo.

Empezando por lo último, decir que aún no sabemos los votos conseguidos por los/as distintos/as candidatos/as; el sistema por puntos elegido para presentar los resultados cubre con un tupido velo la fuerza real de cada una de las candidaturas, magnificando los resultados de Pablo Iglesias y minimizando los cosechados por Íñigo Errejón.

De la candidatura qué decir, no es otra cosa que el resucitamiento de la vieja IU del PCE y, además, sin maquillaje.

El gran derrotado en Vistalegre 2 no ha sido Íñigo Errejón, ha sido la ciudadanía; pues no entender lo que ha tratado de explicar Íñigo Errejón significa perder un buen puñado de votos que no irán a la vieja IU aunque se nos vista de lagarterana, en este caso aunque se nos disfrace de Podemos.

El resurgir de la vieja IU del PCE significa apostar por la estrategia del Frente de Izquierdas que, a nivel de votos, nos situaría, en el mejor de los escenarios, en la máxima horquilla conseguida por Julio Anguita al frente de IU. O sea, en el ámbito de la vieja izquierda testimonial y realizando un papel similar al que sus homólogos realizan en Alemania o en Francia.

Lo que se demanda no es un Frente de Izquierdas testimonial, sino una alternativa de gobierno y de poder; eso era lo que exponía Íñigo Errejón aunque no se si todo su equipo/candidatura se lo creía. Y una alternativa de gobierno y de poder no puede ser una suma de letras o sopa de siglas, sino la articulación de un verdadero bloque social y de progreso que no trate de sumar siglas sino de sumar a mucha más gente.

Y para sumar a mucha más gente hay que saber qué es lo que la gente quiere y qué es lo que esa mucha más gente vota. Y obviamente esa mucha más gente nunca se ha sentido representada ni integrada en los proyectos ideados por la vieja IU del PCE, esos Frentes de Izquierdas se llamen como se llamen; a no tardar mucho Podemos vivirá en sus carnes este error de Vistalegre 2, pues se ha convertido en ese Frente de Izquierdas de la vieja IU del PCE.

Insisto, un Bloque Social y Político de Progreso no es un Frente de Izquierdas. Un Bloque Social y Político de Progreso es articular la mayoría social que va mucho más allá de un Frente de Izquierdas y que no vota a quienes encarnan y representan a los Frentes de Izquierdas pues saben que por ese camino no se va a ninguna parte. Como a ninguna parte va el Front de Gauche francés o el Die Linke alemán. Más bien laboran en sentido contrario permitiendo que personajes como Marine Le Pen lleguen a dónde están.

Reitero para que se tome nota: Un Bloque Social y Político de Progreso es articular la mayoría social que va mucho más allá de un Frente de Izquierdas, mayoría social que NO VOTA a quienes encarnan y representan a los Frentes de Izquierdas pues saben que por ese camino no se va a ninguna parte. Y los ejemplos ahí los tenemos: IU, Front de Gauche, Die Linke; el mismo Unidos Podemos. Todos ubicados en la testimonialidad institucional en sus respectivos países.

Para activar o recuperar ese electorado PROGRESISTA que vota al PSOE o está ubicado en la abstención hay que representarlo adecuadamente articulando una mayoría social de PROGRESO que es algo que va muchísimo más allá de los testimoniales Frentes de Izquierdas.

Espero que se me haya entendido con este artículo, pues yo soy uno de esos que solo está disponible tanto en voto como en acción para conformar una mayoría social alternativa de gobierno y de poder, no para embalsamar muertos del pasado y sacarlos en procesión callejera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada