domingo, 8 de abril de 2012

Del "poder-sobre" al "poder-hacer". Sobre el deseo de dominio

Mi amigo Enrique me traslada un vídeo está muy bien, es el siguiente:

Julio Anguita acto público por una salida social y anticapitalista de la crisis

Pero le digo a mi amigo Enrique que el eterno problema del PCE y de IU es decir una cosa y hacer la contraria; el PCE-IU sufre el mismo mal que toda partitocracia, el deseo de dominio; y de esa manera se irá poco lejos. Ese 40% de ciudadanos que se han abstenido en Andalucía y en Asturias evidencian esa falta total de confianza en las actuales estructuras políticas. Y, ante ello, no somos capaces de hacer surgir nada constructivo.

Algo constructivo que establezca una adecuada relación cordial entre quienes lo conformen y que nos haga sentirnos parte de un proyecto en el que no se den hegemonismos.

Mientras esto no se de, seguiremos hablando de imposibles; pues las palabras seguirán encubriendo las verdaderas intenciones. Anguita lo dice, se trata de demostrar, en la praxis, una capacidad operativa, no simplemente declamatoria. Y esto se ha de hacer desde la cordialidad, pues las formas conforman. Y es aquí dónde todos terminamos fallando.

Y, mientras sigamos fallando en esto, ni será posible el Frente Cívico del que habla Anguita ni una simple Moción de Censura al PP en Extremadura. Pues se comete siempre el mismo error, se ignora a la mayoría y a las demandas de esa mayoría. Tratamos de ofrecer cantidad cuando lo que la ciudadanía demanda es calidad. Calidad en las relaciones y otra forma de hacer las cosas.

Hemos de pasar, por tanto, de lo cuantitativo a lo cualitativo. Del "poder-sobre" al "poder-hacer" que diría John Holloway. Sobre todo en lo relativo a las relaciones que mantenemos con personas de nuestra misma clase social, pues todas las luchas por el poder entre nosotros -lo que ha venido sucediendo en el PCE-IU a lo largo de su historia es muy elocuente al respecto- no han ocasionado otra cosa que debilitarnos.

6 comentarios:

  1. Escuchando a Anguita se está escuchando una voz que habla con ideas del pasado, ampliamente superadas por las sociedades occidentales - y algunas orientales, que practican el viejo sincretismo religioso del Imperio romano para sacar tajada - que transitan ya por el siglo XXI y han dejado atrás 1917, enterrado en 1991 salvo para cuatro nostálgicos. No voy a entrar en detalle a evaluar las diferentes ideas delirantes de don Julio porque me enseñaron a respetar a mis mayores y porque necesitaría varios blogs para hacerlo. Sólo quisiera que, de una vez por todas, se aclarase que el dogma comunista de la lucha de clases, el materialismo histórico de Marx, como elemento de reflexión pase, pero como pilar ideológico deja mucho que desear. Marx, Karl, dejó dicho que para la existencia clases sociales era necesario que: uno, hubiese conciencia de pertenencia a esa clase social; y dos, delimitar la posesión de los medios de producción. Bueno, pues hala, díganme si en este momento, en pleno siglo XXI y en las sociedades post-industriales de la civilización occidental podemos hablar de tales cosas ¿O es que el tendero de la esquina, que vende melones y lechugas, está en guerra conmigo? ¿O es que un minero de la hulla pertenece a la misma clase social que un funcionario de la Junta de Castilla y León? Si de verdad se lo creen, que lo dudo, vayan y denle una paliza que lo crujan al maldito tendero capitalista codicioso que nos embarga la puta "plusvalía" esa de los cojones; y de paso van y le explican al minero de la hulla, que él y yo (funcionario público) pertenecemos a la misma clase social, y ya me cuentan.

    ResponderEliminar
  2. Enrique, creo que realizas una interpretacion algo sesgada. El punto principal de las teorias marxistas es que siempre hay un poder dominante y una lucha que cambia ese poder. Por ejemplo, el avance de las tecnologias ha favorecido el crecimiento de una clase media que balanceo el poder (profesionales, pequenyas pymes, etc...).

    La crisis nos ha devuelto a la realidad de que existe una clase social privilegiada y que saca ventaja de la progresiva desapiricion de la clase media.

    El problema fundamental estriba en el desplazamiento de la riqueza, que cada vez se concentra mas en muy pocas manos. Eso hara inevitable un choque social.

    El ataque legislativo y regulatorio sobre los derechos laborales, la sanidad o educacion publica, la recapitalizacion publica de entidades privadas, etc, etc.. deja sobre la mesa un tablero donde la injusticia social es predominante y donde el Estado de Derecho queda debilitado por determinadas acciones.

    Yo veo el mensaje de Julio muy certero, no ahora, sino desde 1996 donde ya explicaba que estaba sucediendo en este mundo cada vez mas materialista y menos humano.

    ResponderEliminar
  3. No estoy de acuerdo. Marx dijo lo que dijo y no hay "tu tía". Para Marx, el materialismo histórico, motor del desarrollo de las sociedades - añado yo, que de las de la civilización occidental -, se basa en la lucha entre las clases sociales, en el capitalismo dos, a saber: los propietarios de los medios de producción - traducido, los empresarios - y los que venden su fuerza de trabajo, fundamentalmente por la propiedad de esos medios de producción. Marx consideraba que esta lucha, estrictamente económica, había propiciado la transición del "esclavismo" (sic.) al feudalismo y de éste al capitalismo, suponiendo que también iba a propiciar la transición al socialismo. Marx dejó dicho para la posteridad que para la existencia de clases sociales era condición sine qua non la toma de conciencia de la pertenencia a una clase social. Para las otras cosas que dice usted tendrá que acudir a otras fuentes, por ejemplo a Max Webber, pero no a Marx, que en eso fue bastante claro.

    Probablemente, con toda seguridad, las hipótesis de Marx, valen para analizar la evolución del capitalismo en sus primeros pasos, desde finales del XVIII a principios del XX, cuando se está construyendo la estructura socio-económica hoy hegemónica. Pero, no sirven para analizar las sociedades occidentales postindustriales de la actualidad, sobre todo y fundamentalmente porque la propiedad de los medios de producción no está en cuestión y la existencia de clases sociales es más que discutible, al menos bajo los parámetros de Marx - otra cosa, a lo mejor, es el marxismo, o los marxismos, que yo ya no entro en esta discusión.

    Hablar de lucha de clases en pleno siglo XXI, perdóneme, es inaceptable. Hablemos, si se quiere, del papel del estado en nuestras sociedades, del estado-nación, de la globalización, de la economía internacional, pero, ni de clases sociales ni de luchas entre ellas, máxime cuando no está claro el objetivo de esas luchas ¿Por qué luchan las clases sociales? Eso no lo dice don Julio, porque no lo sabe, porque sabe que no hay tal lucha. Seamos serios, por favor.

    ResponderEliminar
  4. para un proyecto pais es necesario que todos los sectores de la sociedad dejen de lado las diferencias y en común acuerdo sobre la base del amor y paz, avanzar hacia un objetivo de profundas bases progresista..



    saludos desde Saleen - juegos de mario

    ResponderEliminar
  5. Don Javier, acuda a mi rescate, por favor; se me ha perdido otro post, debe de tenerlo en su correo.

    ResponderEliminar
  6. La Regencia de Nabarra. Naparrako Erregeordetza.

    "Para su conocimiento y el de toda la ciudadanía, desde el día 3 de marzo de 2010, la Casa Real de Nabarra ejerce como tal, toda la Comunidad Europea es conocedora, como así nos lo demuestran los escritos recibidos del Consejo Europeo y Consejo de Europa, expresando quedar enterados de la Proclama del 3 de marzo de 2010. Tan sólo se está a la espera de la Resolución de Naciones Unidas (New York) a nuestra demanda interpuesta en el año 2006."

    Blas de Beaumont


    http://laregenciadenabarra.blogspot.com

    ResponderEliminar