sábado, 8 de mayo de 2010

Nuestra economía está en manos de ludópatas y la bolsa es su gran máquina tragaperras

Parecía difícil definir la situación que estamos padeciendo, pero cada día lo tenemos más claro.

Moisés -el máximo profeta y legislador de Yahvé- libertador bíblico del pueblo hebreo de la esclavitud en Egipto, ya nos quedó advertidos contra los adoradores del Becerro de Oro.

La idolatría del sistema del Becerro es condenada enérgicamente por Dios.

La verdad es que el gran juego de la Bolsa es un "negocio" de especuladores. Hoy en día la bolsa es la mayor máquina tragaperras de todos los tiempos.

Los brokers, los comisionistas y todos aquellos que a estos les dan órdenes de compra o de venta desde las grandes corporaciones financieras y holdings empresariales; son, sencillamente, ludópatas.

Los adoradores del Becerro de Oro, los ludópatas, los especuladores, los defensores de este sistema neoliberal y capitalista, los que ponen a la economía por encima de las personas, son enfermos.

Y, como todos los enfermos, ha de recibir tratamiento médico psiquiátrico; es inconsecuente, por tanto, poner en manos de un grupo de ludópatas ayudas por valor de 250.000 millones de euros como los puestos a disposición -por parte del Gobierno de España- de las entidades financieras bajo la forma de fondos y líneas de avales; y que suponen un 25% del PIB.

250.000 millones de euros sólo España, ahora suma y sigue con el resto de países europeos. Los planes de rescate, que incluyen el mantenimiento de los altísimos salarios de los ejecutivos, han supuesto a la Unión Europea más de 1.937.000 millones de euros.

Es normal que Obama quiera recuperar el dinero puesto en manos de ludópatas. Pues quien queda su cartera bajo la vigilancia de un adicto al juego, ya sabe lo que le puede pasar.

Así que sabiendo el diagnóstico, sólo queda decir que quién se deje embaucar es un tonto de capirote.

Algo así le decía a Guillermo en su bitácora en el día de ayer. La siguiente es la reflexión, sobre el mismo asunto, expuesta en el blog de nuestro Feluky.-

A través del BOE se puede regular todo. Otra cosa es que no se quiera. A los bancos, al sector financiero, también se los puede y debe regular para que sean de todos.

Alguien pude decir, pero Europa no nos va a dejar, pues habrá que conquistar la hegemonía en Europa, en ese nido de neoliberales (entre los que se encuentra Almunia, no lo olvidemos) que sólo laboran por sus propios intereses.

En algunos post hoy hablan de que lo de Grecia será el comienzo de una tercera guerra mundial.

No creo que sea para tanto, más cuando el enemigo es lo que es. En cuanto decidamos qué hacer y lo hagamos esta situación de incertidumbre se habrá acabado.

¿Y qué hay que hacer? sencillo, muy sencillo. Encerrar a los ludópatas en los psiquiátricos hasta que se curen. Este es un mal antiguo, que data desde los tiempos de Moisés. Siempre ha habido adoradores del becerro de oro, pero son simples ludópatas, simples enfermos a los que hay que tratar desde una perspectiva médica y no sólo política. La bolsa es la mayor máquina tragaperras que se haya conocido jamás. Pues el Estado ha de ilegalizarla o, al menos, no prestar dinero público a ludópatas ni invertir en aquellas empresas que coticen en bolsa. Hay que generar una cultura contraria a los especuladores y los ludópatas.

Quien confía su cartera a un ludópata no merece otro calificativo que el de TONTO.

Y lo que aparece a continuación son unos párrafos, también muy relacionados con lo dicho, que nos relata Don Carlos Berzosa, catedrático de Economía Aplicada y rector de la Universidad Complutense de Madrid, en un brillante análisis que publica la Fundación Sistema:

Blinder y otros economistas asesores del presidente Clinton le dicen a éste que lo más urgente no era llevar a cabo las reformas económicas para las que había sido elegido, sino disminuir el déficit público para calmar al mercado de bonos. Ante esto Clinton, con la cara encendida por la cólera y la incredulidad dijo: “¿pretenden decirme que el éxito del programa y de mi reelección depende de la Reserva Federal y de un puñado de comerciantes de bonos?”.

En diciembre de 1997 Ignacio Ramonet publicó un editorial en “Le Monde Diplomatic” con el título “Desarmar los mercados financieros” en el que decía, entre otras cosas muy sabrosas, lo siguiente: “El desarme del poder financiero debe convertirse en un interés cívico de primera magnitud, si se quiere evitar que el mundo del próximo siglo se transforme en una jungla donde los predadores impongan su ley”.

Ya entrados en el siglo XXI podemos contemplar que estas palabras han resultado premonitorias y que, efectivamente, por no haber desarmado ese poder financiero se ha desatado la gran crisis que estamos atravesando, y lo que es peor, que los mercados siguen imponiendo su ley a la hora de buscar una salida a esta situación.

Los mercados causantes de la crisis siguen imponiendo su ley sobre los derechos de ciudadanía y la democracia, lo que va a tener consecuencias muy negativas de cara a la salida de la crisis. La situación resulta tan escandalosa que hasta una persona tan moderada como Miguel Boyer ha escrito un artículo, “Ganar dinero apostando al desastre” (EL PAÍS, 30-04-2010), en el que denuncia con lucidez lo que está pasando.

En este artículo pone de manifiesto cómo las agencias de valoración tuvieron una gran responsabilidad en el periodo anterior a la actual crisis sobreponderando activos, empresas y solvencias y, por tanto, contribuyendo en primera línea a la generación de burbujas desmesuradas en el sector inmobiliario y en las Bolsas en general, así como a alentar una errónea confianza de los inversores y de las entidades de crédito. Fue aquel sin duda -junto a la política de intereses bajísimos de la FED, la desregulación financiera y los blindajes de ejecutivos- uno de los factores principales de la crisis.

En estos primeros meses de 2010, sigue diciendo Boyer, la orientación ha cambiado: los que exageraron el optimismo y la confianza en el auge pasado ahora exageran notoriamente el pesimismo sobre la solvencia de las deudas públicas y privadas de un cierto número de países. La propagación del pesimismo aumenta las primas de riesgo de los prestamistas de toda clase. Como resultado, los que ganaron con el auge, ahora siguen ganando con la caída.

El pesimismo no solamente influye en tener que pagar más por la deuda pública emitida para financiar el déficit, lo que hipoteca el futuro de los países con pagos excesivos de amortización de la deuda, que no pueden así tampoco realizar otro tipo de gastos sociales, sino que obliga a reducir el déficit con las políticas de ajuste consiguientes.

Los costes de la crisis los pagan los de siempre, mientras que los causantes siguen beneficiándose de la situación. Hay que acabar con las agencias de valoración, y hoy más que nunca hay que plantear con fuerza el necesario desarme de los mercados financieros, si queremos apostar por una economía más sana, más igualitaria y sostenible. Los mercados financieros con su fuerza y poder atacan a la democracia y los derechos humanos y de ciudadanía. Son un peligro para lograr la convivencia democrática y socavan los fundamentos del desarrollo económico y del estado democrático de derecho.




25 comentarios:

  1. Lo único que ha ocurrido es que el dinero, debido a la inoperancia e ineptitud de sus guardianes, ha pasado de ser una herramienta de la sociedad a ser guillotina de la misma.
    En un mundo perfecto no existirían paraísos fiscales, para ello debiera haber un consenso global que propiciara el intervencionismo en estos verdaderos criaderos de piratas.
    En una sociedad organizada todas las operaciones financieras de una determinada envergadura deberían estar supervisadas de manera exhaustiva por las autoridades económicas competentes.
    En una sociedad responsable, con el debido control de la moneda circulante, no podría existir la figura del B, que en casos como España, supone un hándicap importante para establecer una política económica coherente y efectiva, pues con unos parámetros tan peregrinos como los que están al uso no pueden jamás establecerse unos criterios que conduzcan a la estabilidad económica.
    Por otra parte, la política crediticia llevada a cabo en estos últimos años, carente, en muchos casos, de las más mínimas garantías, y potenciada por la avaricia desmedida de los tiburones de la banca, ha dado lugar a una falsa sensación de seguridad y de confianza que se ha derrumbado como un castillo de naipes cuando se han puesto las cartas boca arriba sobre el tapete.
    La verdad es que estamos viviendo la era de la desilusión, y a grandes problemas grandes soluciones.
    Como lo que propongo es imposible, pues los intereses son mayúsculos, y los de la clase política corrupta son los más determinantes para la continuidad de la situación, sugeriría que se recuperara el trueque como sistema de cambio, que, de seguro, que se terminaría con mucho chorizo trajeado y con muchas desigualdades sociales.
    Salud y libertad. Y sed felices, si os dejan.

    ResponderEliminar
  2. Es que es muy curioso. Que sepamos, no existe el bono de Florida, California o Texas... existe el bono USA. Pero no existe el bono Europa, existe el bono Alemán, el Griego, el Español...que ahora esas mismas empresas a las que salvamos el culo soltando pasta sin fin...quieren arruinarnos. El mercado financiero...¿Qué o quién es? ¿Y si estatalizamos la banca? El otro día, cuando un error entre una b y una m casi hunde Nueva York, resulta que una consultora perdió su valor en picado...despues se recuperó. ¿Pero, que valor tiene una consultora? ¿Que bienes tangibles avalan su patrimonio? ¿Qué producen?
    ¿Estamos locos?

    ResponderEliminar
  3. Javier: Muy buena entrada.

    Si! Estamos locos!

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Yo sólo me hago preguntas.

    Por qué no se interviene a éstos hijos de la gran...?.

    Dónde está el dinero que se les ha dado?.

    Qué podemos hacer los ciudadanos de a pie para mandar al carajo a estos vampiros del siglo XXI?

    De qué manera podemos hundir a la banca sin salir perjudicados?.

    Siento no dar propuestas, pero mi ignorancia en economía es enorme, yo sólo se que veo mucha gente a mi alrededor pasar por serios problemas económicos, y no son de los que se dedicaron a gastar alegremente por encima de sus posibilidades, trabajo les costaba ya llegar a fin de mes, y a pesar de todo han sido de los primeros en salir perjudicados.

    También me pregunto que parte de culpa han tenido las empresas que subieron los precios de sus productos por encima del incremento de los salarios, y ahora hacen "increíbles" ofertas vendiendo el oro y el moro, y también la moto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Neoliveralismo salvaje, Neoliveralismo salvaje,Neoliveralismo salvaje.Es lo que viene repitiendo mi comandante HUGO CHAVEZ FRIAS ya hace mas de diez años.Ignoren lo que opinan de él los medios de comunicación y enterense lo que dice él directamente sin dejarse influenciar por ningún medio informativo neoliveral. Ver: "la hojilla" de Mario Silva.-

    ResponderEliminar
  6. Amigo JAVIER no volveremos todos locos, esto no hay quien lo entienda.

    Los súper-gestores financieros, los que se embolsaban salarios de varios millones de euros, que habían estudiado en las mejores universidades del mundo(o no), esos que estaban ahí para hacernos la vida fácil con su sapiencia, fracasaron, y los que estaban en los organismos reguladores, y que eran mas sapientes que los anteriores, y que cobraban tambien millonarios sueldos para evitar que los primeros se dedicaran a juerguearse nuestro futuro, FRACASARON y toda la patulea de agencias y organismos de control Federales, europeos, mundiales FRACASARON.

    Ahora todos ellos en una orgía de chutes de adrenalina, quieren salvarnos. Y nadie les mete en la cárcel que es donde debían de estar. Que pongan a otros a hacer lo mismo que ellos, con sus mismos sueldos si quieren, y ya veremos como dejan de “jugar con la pelota” que dice la canción.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Mira, Javier, nos queda la palabra. A ver si alguien nos escucha. Es evidente que nos hemos equivocado y hay que arrasarlo todo y empezar de nuevo. Es como la informática, cuando algo no funciona hay que reiniciar, y si sigue sin funcionar, hay que formatear. Pues ahora hemos llegado al punto de tener que formatear. Vamos pues.

    ResponderEliminar
  8. Hola amig@s:

    El tema es que nos falta la alternativa, de no ser así sería todo más fácil, muchísimo más fácil.

    Estamos poco y mal organizados, teníamos que tener repuesto para todo. Tanto fuera como dentro de los partidos. Ahora mismo deberíamos saber enunciar de una forma concreta y detallada las medidas que se habrían de tomar. Esto se veía venir y no hemos prevenido nada.

    Y no sólo teníamos que tener previstas las medidas y alternativas de una forma concreta y detallada; sino también a las personas. Saber dentro de lo existente y fuera de lo existente quienes podrían liderar el cambio. Tener localizadas a un grupo amplio de personas capaces tanto fuera como dentro de los partidos.

    Me explico, poder decir, por ejemplo: Pongamos al frente del ministerio de economía a Carlos Berzosa, al frente del ministerio de industria a Vicenç Navarro y poder seguir así. Proponer incluso quienes deberían estar al frente de los partidos progresistas en sustitución de aquellos que están y que no saben hacer otra cosa que empeorar la situación con sus decisiones.

    Recibid un muy fuerte abrazote amig@s.

    ResponderEliminar
  9. Me ha quedado un ladrillo. Mis disculpas por adelantado jejeje

    Efectivamente, no se puede premiar a alguien por hacer mal su trabajo y mucho menos por arruinar países. De ahí que los "rescates" no deberían haberse producido y mucho menos sin contraprestación y sin que el rescatador, el Estado con nuestro dinero público, pasase a controlar la gestión de los rescatados. Como hizo la Administración Obama con el Bank of America o como hicieron algunos Estados europeos al nacionalizar los bancos quebrados (valor 0 €) en lugar de "rescatarlos".

    Por otra parte, tampoco creo que debamos demonizar a la Bolsa. Tomemos el símil de una medicina como la insulina artificial. Si se la recetamos en la dosis adecuada a un diabético, mejoramos su salud y vida. Si se la inyectamos a alguien que no es diabético, lo asesinamos.


    ¿Para qué sirve la Bolsa y para que la han estado usando algunos listillos con muchísimo dinero?

    En la emisión primaria de acciones, una empresa privada (o pública mixta) que necesita financiación para un proyecto de inversión productivo emite acciones nuevas, esto es, pequeños contratos de propiedad de la empresa con sus respectivos derechos al reparto de beneficios si los hay y derechos de voto en las juntas de accionistas.

    Los emite en un mercado financiero primario en unas operaciones que se conocen como Oferta Pública de Venta (O.P.V.) y Oferta Pública de Suscripción (O.P.S.).

    Ésos son los mercados financieros primarios. Luego tenemos a los mercados financieros secundarios del que el más popular y conocido es la Bolsa. Antes de entrar en eso eso pensemos en la gente, habiendo hablado ya de las empresas.

    La gente que no consume o no gasta todo lo que ingresa, ahorra. Dicho ahorro, en lugar de guardarlo (debajo del colchón o en una cuenta corriente de un banco) puede convertirlo en inversión. Es decir, un dinero que no vas a gastar puedes someterlo a cierta cantidad de riesgo con la esperanza matemática —se llama así jeje— de una rentabilidad que lo aumente con el tiempo. El ahorro puede ir invertido lo mismo en Letras del Tesoro —sin riesgo si te esperas al vencimiento— que a acciones de una empresa S.A.

    Esta gente puede invertir su ahorro en una de esas O.P.S. que decíamos. Están ayudando así a financiar las empresas para que fabriquen y distribuyan sus productos. A cambio de una participación en los beneficios, obviamente.

    ¿Qué tiene que ver esto con la Bolsa o con los mercados financieros secundarios? Tiene que ver en el momento en que una persona que ha comprado acciones en una O.P.S. quiere venderlas. Esto se puede hacer en la Bolsa, que es el mercado de las acciones. Vende sus acciones a cambio de un precio. Las reconvierte en dinero, por el motivo que sea que le impulse a hacerlo. La contraparte, el comprador, es otro inversor que quiere colocar su ahorro invertido en acciones de esa empresa en un momento en el que no hay una O.P.S.  De los cruces de las voluntades compradoras y vendedoras es de donde surge el precio o cotización bursátil de la acción.

    Hasta aquí la parte inocua del asunto. Tendríamos a la Bolsa y a las empresas cotizadas como un mecanismo:
    - de financiación para las empresas
    - de inversión para los ahorradores

    (...)

    ResponderEliminar
  10. (...)

    De hecho, si la Bolsa está bien regulada, es mejor para el cliente y para el accionista que una empresa esté cotizada, porque así sus cuentas o Estados Contables y Financieros se vuelven mucho más serios y fiables. Deben ser auditados, deben cumplir con más requisitos legales que los de las empresas no cotizadas.

    La parte que no es inocua o la inyección asesina de insulina a una persona sana la tenemos cuando aparecen los especuladores. Pero no cualquier tipo de especulador. Me refiero a los súper especuladores institucionales.

    El especulador "inocuo" es una paradoja, una especie de parásito que beneficia al conjunto. Viene a ser como los peces piloto de los tiburones o nuestra flora bacteriana intestinal, que actúan en simbiosis con el huésped. Se aprovechan de nosotros y, al hacerlo, nos hacen un favor.

    ¿Por qué? El especulador no es un ahorrador o inversor como los que caracterizaba antes. Éste es un profesional que esperar obtener plusvalías de su dinero. No está ahorrando o invirtiendo. Está "trabajando" con su dinero. Analiza los mercados, las empresas, los sectores industriales... y deduce o hace su previsión de cómo evolucionarán. Basándose en esto, hace operaciones bursátiles con su dinero. Compra o vende... Siempre esperando obtener una rentabilidad. Cuando acierta en sus análisis obtiene plusvalías, cuando falla, minusvalías.

    La simbiosis que se produce con este tipo de agente es que ayudan sin pretenderlo a los ahorradores normales, aquéllos que simplemente quieren tener su dinero convertido en acciones, bien por la participación en beneficios, bien por evitar el efecto de la inflación sobre su dinero, bien por poder participar en la junta de accionistas que gobierna la empresa.

    ¿Cómo lo ayudan? Lo hacen porque con la multitud de operaciones que realizan provocan involutariamente:

    - que siempre haya alguien dispuesto a comprar o vender acciones; vuelven líquido al mercado; una acción de una S.A. ilíquida no es atractiva como medio de inversión/ahorro; es mucho mejor líquida y rápidamente convertible en dinero cuando se desee

    - ayudan a perfeccionar el precio; mientras más personas crucen sus análisis de la previsión de beneficios de una empresa, más realista será la cotización bursátil de la misma

    El gran mal son los especuladores institucionales. No hablamos de alguien que, más profesionalmente o como mero aficionado, especula en Bolsa desde su casa. Hablamos de grandes Fondos de Inversión que mueven millones y billones de euros con pulsar un botón. Acumulan los patrimonios de inversores que delegan en ellos el análisis y la operativa bursátiles.

    (...)

    ResponderEliminar
  11. (...)

    Así que nos encontramos con mucho dinero regido por una sola cabeza. O la de un equipo gestor, que viene a ser parecido.

    Aquí es donde se estropea la Bolsa de verdad en su función original. Deja de haber multitud de concurrentes que de verdad perfeccionen el precio y aparecen unos tiburones monstruosos que pueden influenciar pesadamente al mercado. Se produce un fallo de mercado de características oligopolísticas.


    Llegados a esta conclusión, identificados estos monstruos que son o pueden llegar a ser los Fondos de Inversión, los Fondos de Pensiones, los S.I.C.A.V., los Hedge Fund y otros tantos engendros... es cuando hay que introducir normas que salvaguarden la utilidad original de los mercados financieros.


    La Tasa Tobin ayudaría quizá a desincentivar el exceso de especulación.


    Pero una de las cosas potentes es la separación entre banca de inversión y banca comercial. Dicha separación se abolió antes del crack de 1.929 y la Administración Bush la volvió a abolir antes del estallido de las presentes crisis.

    No podemos tener en la misma empresa, soportando el mismo riesgo, las operaciones del banco o caja en el que tenemos los ciudadanos trabajadores nuestras cuentas corrientes y en el que concede crédito a una empresa o a una familia
    y las operaciones del banco o caja que está gestionando un Fondo de Inversión Mobiliaria o un Fondo de Pensiones.

    Debe haber una separación abrupta. También debe profundizarse la separación de los órganos de gobierno y control de estos Fondos de Inversión. En la teoría se exige que haya una sociedad de gestión y una sociedad de control. En la práctica, dicha separación es puramente nominal y formal. Tanto la sociedad de gestión como la de control pertenecen ambas al mismo banco o caja. Eso pervierte el buen funcionamiento del F.I.M. (Fondo de Inversión Mobiliaria).


    Luego tenemos las exigencias de medición del riesgo en operaciones. Se hicieron unos congresos bancarios internacionales conocidos como Acuerdos de Basilea (I y II). En parte, porque se había aprendido de las locuras que se cometieron antes del crack de Japón en los 80.

    Pero, como decíamos el otro día en otro tema, una buena norma no sirve de nada si no se aplica. Se han dejado, efectivamente de aplicar, en mayor o menor medida dichos acuerdos.

    (...)

    ResponderEliminar
  12. (...)

    Incumplirlos supone que p.ej. una entidad financiera dé crédito hipotecario por el 120% del valor de tasación de la vivienda comprada. El valor nunca debería superar el 80%. Así lo único que se hace es acabar produciendo una burbuja que, cuando estalle, bien traerá hiperinflación bien deflación. A Japón le tocó eso último.

    Algunos ludópatas dicen que entonces lo que hay que hacer es que no estalle la burbuja. Nada más lejos de lo aconsejable. Lo que hay que hacer es evitar la formación de burbujas. Y, si se detecta una, hacerla estallar corriendo antes de que crezca más. Al final, siempre estallan. Una burbuja no es otra cosa que una espiral de precios ascendente o descendente. Si los precios no se corresponden con la realidad, no sirven para nada.

    Por eso último del incumplimiento más o menos exagerado de los Acuerdos de Basilea habría que pedirles las oportunas explicaciones a los Gobernadores del Banco de España Dº J. Caruana y Dº M. Á. Fernández Ordóñez. Eso, si este último no está demasiado ocupado jugando a ver por dónde recorta el Estatuto de los Trabajadores en lugar de haber estado controlando el cumplimiento de esas medidas de riesgo. Cuando hablo de explicaciones, también estoy pensando en los oportunos premios o castigos.

    Lo mismo podríamos decir cuando han concedido préstamos a personas con vencimientos a 40 e incluso 60 años. Es de locos. Una persona no vive tantos años de media como trabajador activo y como generador de rentas que paguen las cuotas. Los Gobernadores del B.E. han estado en la Luna. Y eso que en nuestro país no han sido de los peores ni mucho menos.


    Otra cosa a hacer es sacar del P.I.B. los beneficios de las entidades financieras. Se incluyeron hace poco, también antes del estallido de las crisis. Es un contrasentido. En el P.I.B. sólo deben ir los bienes y servicios de primera mano vendidos al consumidor final. Los servicios bancarios no son finales, son servicios intermedios, de toda la vida. Hemos incorporado a la locura del crecimiento del P.I.B., cosa discutible como buena per se, la locura del crecimiento de los beneficios bancarios.


    También podría incentivarse la inversión productiva antes que la financiera.

    Podría regularse el tamaño máximo legal en patrimonio gestionado de los F.I.M., para evitar la formación de oligopolios de especuladores.

    Y los Estados Contables Financieros de los Fondos de Inversión Mobiliaria y de las propias entidades financieras deberían, visto lo sucedido, pasar controles más estrictos por parte de Banco de España y C.N.M.V.

    Ya que estamos, por qué no, de la Agencia Tributaria, a la que, cuando anunció una investigación sobre los llamados "mariachis" o testaferros de las S.I.C.A.V., el Gobierno la desposeyó fulminantemente de la potestad de auditarlas y se la trasladó a la C.N.M.V., la que se pronunció en el sentido de que el ratoncito Pérez no existe. La investigación no se hizo.


    Mi más cordial saludo,

    ResponderEliminar
  13. El ludópata puede controlar la economía porque tiene el estímulo del premio pero hay alguien que le ha puesto la máquina tragaperras en sus manos y eso se puede evitar. Creo. Espero.

    ResponderEliminar
  14. Amigos, lo que nos toca y tocará padecer en los próximos meses y puede que años, son las consecuencias de un capitalismo que ha ido avanzando desde la 2ª guerra mundial, haciéndose con el poder transnacional –el otro ya lo tenía-, lenta e incansablemente. Cuando comenzó a vislumbrarse la profundidad de la crisis, decía ZP y otros que supondría “la refundación del capitalismo” y bien podría haberlo sido, definiendo los elementos de control precisos para que el poder sea soberano, resida en los ciudadanos y no que estos vean cómo su vida se decide desde un despacho en una empresa especulativa –o productiva en sectores estratégicos- por quienes no responden ante nadie ni nada que no sea “el mercado”.

    Hoy parece claro que no refundará nada y no sólo eso, sino que se ha rizado el rizo, pues lo europeos hemos sacrificado parte de nuestros recursos en echar un cable a las entidades financieras que, con sus usos, son parte del problema, y lo hemos hecho para que sigan igual, con sus grandes beneficios, comisiones, sueldos y jubilaciones y sin que hayan hecho lo más mínimo en flexibilizar sus criterios de riesgo a la hora de financiar a las pymes.

    El poder transnacional reside en el capital, pero la guerra contra tales criminales, que crean pobreza y debilitan los estados y su soberanía, se debe librar en cada nación, boicoteando, criminalizando y persiguiendo su actividad y sumando esfuerzos en el seno de la UE en colaboración con el resto de potencias, para erradicarles del mapa. Por cierto, que tal lucha debiera empezar haciendo pública la lista de exaltos cargos de los gobiernos que ahora están en la nómina de estos imperios del dinero.

    Si queremos refundar el capitalismo, hemos de refundar primero nuestras relaciones con el poder, nuestra democracia y a nuestros dirigentes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Muy interesante "ElSrM", solo que tus propuestas reformistas NO pueden ser asumidas por los líderes de las derechas, ni pp ni PsoE; simplemente porque ello les llevaría a una escalada de medidas de control ante las SEGURAS reacciones de los dueños de los capitales y sus ingeniosas nuevas formas de especular, les acercaría "peligrosamente" a un sistema de control de los Medios de Producción, osea Socialista, y eso no lo desean ni locos. Mira las declaraciones del vicepresidente griego culpando a trabajadores y oligarquía por igual de robar al Estado sin decir ni una palabra de la ausencia de controles hacia las empresas y hacia el aparato del Estado que más que sobredimensionado esta anclado al clientelismo y la corrupción, ajenos a todo control.
    Por ello mejor no comernos el coco e ir a las raíces: NACIONALIZACION DE LA BANCA y disolución de la Bolsa porque siempre fué indecente que el porvenir de una actividad empresarial pública o privada dependa de la especulación bursátil y no de la populardad de sus productos.
    Y en cuanto a la vigilancia y control del aparato del Estado: democracia directa y facilidades para resolver expedientes sancionadores a los medios y altos funcionarios.

    ResponderEliminar
  16. Amigo dialectico he entrado en esa pagina por que en principio el subrayado me convence, pero nada mas entrar ya me he ido, veras te dire por que:

    Muchas personas de izquierda, mas de las que crees, no comulgamos con el empeño de apoyar a garzon como si fuera el nuevo mesias de la izquierda, a mi juicio no lo es; tampoco de ir contra el.

    sin animo de entrar en esa polemica pues ya hemos polemizado suficiente y las posturas que hemos defendido estan lo suficientemente claras.

    ese para mi no es el camino.

    ResponderEliminar
  17. Hace tiempo que se habla ya de diseñar, proyecar un nuevo socialismo, pues es la única vía para que no se repitan escenas de posguerra, ahora sin guerra.
    cuando no hay dinero, y actualmente la economía norteamericana presenta menor flujo de capital que en la crisis del 29, hay que ir a soluciones generales para los distintos sectores de la población, con la ventaja de que ahora está todo hecho: infraestructuras, comunicación, bajos precios de los productos básicos...
    Pero llevo años diciendo, que el problema lo tenemos dentro, con dirigentes que mienten, engañan, no cumplen programas, predican una cosa y hacen otra... y mientras no nos deshagamos de estos tapones, seguiremos padeciendo, y la situación es insostenible en todos los sentidos. Estamos ante un golpe de estado, con dirigentes que han perdido el poder ejecutivo, pues éste está en manos extranjeras, y ahora toca la puñalada por la espalda a los más débiles, por aquellos que fueron elegidos para defenderlos, verdaderos ineptos, sin adoptar ni una medida en años, con todo el sistema de aduladores y serviles detrás.
    ¿cuanto daño se ha hecho, a cuántas familias, por negar la crisis durante años? ¿puede salir gratis tanta infamia?

    ResponderEliminar
  18. Se "imponen" unos criterios éticos globalizadores, a saber; Cuidado a la Tierra, cuidado a las personas, limites al consumo y a la población y todo esto acabará dándose como consecuecia del caos capitalista producido por el sistema.
    ¿Volveremos a la civilización agricola?

    ResponderEliminar
  19. Pues a mí me parece una iniciativa interesante y esperanzadora; no conozco a las personas concretas que hay detras ni su historial o procedencia; pero eso mismo les pasará a ellos respecto a mí.
    A estas alturas y con la que está cayendo no hay que despreciar ningun intento convergente si se dejan claro los MINIMOS que nos agrupen, algo todavía pendiente.
    Respecto al "garzonismo", no tengo el menor prejuicio en establecer vínculos con lo positivo de este "personaje" que ha asumido, contranatura por su rancia profesión, lo que el PsoE rehuyó; mucho menos de marchar junto a quienes le defienden contra los ataques del franquismo que en realidad pretende atacarnos a todos cuantos queremos juzgar a la dictadura, además de sacar de las cunetas a los asesinados.
    Por la unidad, tal como se entiende desde las izquierdas, generosidad es inseparable de vigilancia y crítica/autocrítica. La palabra CONFLUENCIA es un punto de ENCUENTRO de diferentes CAMINOS, cada cual tiene el suyo; o si se prefiere, como en la teoría de Conjuntos, las diferentes tribus de izquierdas tenemos algunos elementos comunes, identifiquémoslos. A su vez habrá tribus más afines con unas que con otras, pudiendo establecer las plataformas de sus particulares objetivos.
    Hubiera preferido que su primera convocatoria a la acción fuera por asuntos mas relacionados con lo que hoy duele a la mayoría de la Clase Obrera. Tambien que publicaran el contenido de esa propuesta para esta tarde y lo hubieran sometido a debate en los foros.

    ResponderEliminar
  20. Bajo mi punto de vista, Don Javier, no es que no sepamos que queremos hacer, es que no nos hace caso ni el Tato, y menos que el Tato el gobierno, pero no crea que no tiene lógica, que la tiene. El endeudamiento del Estado, y no me refiero sólo al gobierno central, si miramos bien Comunidades Autónomas se nos puede parar el corazón, pero es que si miramos a los municipios... es que nos da un ictus cerebral.

    O se pone orden en cuanto al endeudamiento de la Administración Pública, o cuando menos nos lo esperemos nos van a embargar hasta las sillas del centro de salud y, encima, con la ley en la mano, que hemos sido tan gilipuertas como para recrear leyes leoninas que protejan el pago de la deuda a estos ladrones.

    Estamos jodidos, Don Javier, estamos jodidos y encima pagamos la vaselina, o nos exigen el pago en juicio civil.

    Ôo-~

    ResponderEliminar
  21. El problema es sencillamente el terror a cabrear a los amos del negocio. Ahora resulta que la bolsa se dispara y los ánimos se calman porque...tienen 750.000 millones de euros adicionales. En lugar de seguir soltando una pasta que no se tiene, por unos valores que no lo valen... ¿no sería más sencillo que los países suspendiesen la cotización en bolsa de x activos?
    ¿Recordais lo que ocurrió con las acciones de Terra?
    Es de locos... si resulta que una consultora que no crea nada, que no produce bienes tangibles, que se dedica a la especulación pura y dura puede cotizar en bolsa...pues eso, apaga y vámonos.

    ResponderEliminar
  22. Javier,tu si que sabes,el P.S.O.E sera distinto cuando tu nos ilustres con tus buenas ideas en las asambleas,ahora todo esta ilustrado de Barbanchadas .Por fin tu admirado Almirante tendra brujula.

    ResponderEliminar
  23. El gobierno del mayor irresponsable de la historia, nos ha dado la puñalada por la espalda, como vengo avisando desde hace casi un año en este blog y otros, y ayer lo dije:
    -Mientras el dinero va a los mapas del clítoris, galerías de arte, empresas que incumplen normativa laboral, sindicatos, cursos inútiles, charlas para los moros, propaganda inútil,
    hoy se ha confirmado, que para machacar y hundir a las clases trabajadoras, no hacen falta guerras, los nuestros se encargan de dar la puñalada.
    Cada euro que quiten a mi familia, huérfanos de la guerra y trabajando desde los 8 años para cobrar una pensión mínima, lo van a pagar con el sufrimiento de sus familias franquistas.
    DIMISIÓN EN BLOQUE DE LOS CARGOS SOCIALISTAS QUE NO SE HAYAN OPUESTO, REFUNDACIÓN DEL PSOE Y ELECCIONES GENERALES.
    CÁNDIDO MÉNDEZ NOS HA APUÑALADO, LO TENÍAN PACTADO LOS HIJOS DE PUTA, ACABA DE SALIR EN DEFENSA DE LAS MEDIDAS, CUANDO COBRAN CIENTOS DE MILLONES DE EUROS PARA MANTENER SU CHIRINGUITO . RÁPIDAMENTE HAN CORTADO LA CONEXIÓN Y SE OYEN ANUNCIOS DEL CORTE INGLÉS EN LA RADIO ES ESTE PAÍS EN RUINA MORAL ECONÓMICA.

    ResponderEliminar
  24. Tal vez debiera usted leer un poco más otros puntos de vista, empezando por este artículo.

    http://www.libertaddigital.com/opinion/juan-ramon-rallo/es-el-ibex-un-casino-54747/

    ResponderEliminar