domingo, 15 de junio de 2008

Obama y Hillary

No se que pensará mi entrañable amigo Paco Martín de lo que voy a decir, pero a mi me gustaría que Obama propusiera a Hillary ser su vicepresidenta. Creo que harían una buena pareja, política. Los amores, políticos, reñidos son los más queridos.

Al principio de la campaña de los demócratas, así dejé constancia de ello en el blog de nuestro común amigo Guillermo, dije que ganaría Obama y que mi deseo sería que Hillary fuera elegida por Obama como vicepresidenta. Obama ya es el vencedor, espero que la cordura le guíe bien y, aunque no le llegue mi sugerencia -a lo mejor si, pues un elevado número de visitas a mi blog proceden de los Estados Unidos; quien sabe si no es Obama, o algún asesor del mismo, uno de esos surfistas que navegan por mi blogosfera-, quiero dejar constancia de mi apuesta por Hillary como idónea vicepresidenta de los EE.UU.

Obama y Hillary son las personas que van a hacer posible el cambio sin cambio en los Estados Unidos. Además esta unión ha de ser indisoluble, pues mientras dure la cosa irá bien; como bien fue cuando Isidoro y Andrés -perdón, estos eran los nombres que utilizaban en los tiempos de la clandestinidad-, cuando Felipe González y Alfonso Guerra eran un dos en uno, eran un 2x1. Los dos por uno funcionan y hacen grandes cosas. Lo suyo es "desfacer entuertos" cuando las cosas están difíciles.

Y quien mejor para desfacer entuertos que Don Quijote y Sancho. Cervantes hizo cruzada con ellos. Don Quijote (Q´jot en arameo significa verdad), ese implacable combatiente que no se acongoja ante los molinos, ante esos molinos que eran la metáfora que utilizó Cervantes para representar a los todopoderosos obispos metomentodo de su tiempo -el techo rojo del molino simbolizaba el bonete o mitra de los obispos, la estructura de estos encalada en blanco la túnica o sotana de los obispos, y las aspas las manos de estos haciendo el signo de la cruz-. Curiosa coincidencia de aquellos tiempos cervantinos con estos que nos toca vivir en que los obispos se dedican a los mismo, a ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el suyo. Hasta nuestro Jefe de Estado, el Rey Juan Carlos I, les tuvo que decir que rezaran menos por él y controlaran más la COPE, emisora esta con la que hacen la faena y perjudican al prójimo.

Así que a Obama y a Hillary les toca, en parte, europeizar a los Estados Unidos y estadounizar a Europa. Les toca liderar indiscutiblemente ese proceso y, para que sea indiscutible, ha de ser consensuado con la ciudadanía, al ritmo que marca la ciudadanía. Aquí en España hemos de hacer algo parecido con Europa, ya lo decía Unamuno nos toca españolizar Europa; a lo cual le respondía Ortega que también había que europeizar España. Hay que europeizar y estadounizar mucho España, pero también hay que españolizar mucho a los Estados Unidos y a Europa. Pero sobre todo lo que hay que hacer es ciudadanizar tanto a España, a Europa y a los Estados Unidos; sin olvidarnos, por supuesto, de Extremadura. Por ejemplo, el resultado del referéndum en Irlanda sobre el Tratado de Lisboa era algo previsible. Si se ningunea a los ciudadanos, si se desconfía de los ciudadanos, si no se nos deja participar activamente a los ciudadanos; cómo esperan que demos nuestra aprobación a algo que nos resulta ajeno. Europa está en crisis por la sencilla razón de que su clase política no cree en los ciudadanos, no consensúa con ellos las cosas que hace; y luego pasa lo que pasa.

De la misma manera que hicimos nuestra Constitución, con consenso, diálogo, participación, implicación y entusiasmo es como debemos hacer y construir Europa. Una Europa entre todos por que es de todos y es para todos. Una Europa liderada indiscutiblemente por la voluntad de sus ciudadanos.

Por Javier Caso Iglesias. Plasencia (Cáceres)

No hay comentarios:

Publicar un comentario