martes, 7 de octubre de 2008

Los estertores de la bolsa, la muerte del modelo liberal

El titular que resume las noticias económicas del día de hoy es el siguiente: "El pánico se apodera de los mercados: se hunden las Bolsas y se desploma el Euro".

La razón de este derrumbe se debe, según algunos especialistas, a que los inversores comenzaron a dudar de la eficacia de un rescate de Wall Street para hacer frente a la crisis financiera mundial.

Otros especialistas creen que son otras las variables que han llevado a este desplome, por ejemplo, el temor desencadenado por la gran operación de rescate del banco hipotecario alemán Hypo provocó el desplome de las bolsas de todo el mundo y acabó con la ilusión de que las grandes intervenciones estatales pueden poner fin rápidamente la crisis financiera.

También existen otros que agrupan todas estas contingencias afirmando que el rescate del banco alemán Hypo Real Estate por 50.000 millones de euros (68.000 millones de dólares), la compra del banco belgo-holandés Fortis por el francés BNP Paribas y la aprobación del histórico rescate financiero estadounidense por 700.000 millones de dólares no han logrado aliviar el creciente sentimiento de pánico.

En definitiva que todo se trata de algo subjetivo: "sentimiento de pánico".

No me extraña a mi este "subjetivo e irracional sentimiento de pánico" contando nuestros Agentes de Bolsa con asesores espirituales tan absurdos y disparatados como el capellán de la Bolsa de Londres, el reverendo Mullen; el cual afirma cosas como las siguientes: "Debería ser obligatorio que los homosexuales llevaran tatuada en su espalda la siguiente advertencia: la sodomía puede dañar seriamente su salud, o la felación mata".

Si lo descabellado, lo insensato y lo incoherente es el criterio, si lo subjetivo es lo que se valora apañaditos vamos. No obstante todo esto era de esperar, se trata de los estertores de esa muerte anunciada del agónico modelo liberal. Se trata de la muerte de la cultura del pelotazo.

Ni un duro se puede dilapidar, por tanto, en ellos. Reflotarlos es perder tiempo, categoría y recursos; ha llegado la hora de una economía pública eficaz, horizontal, transparente y participativa. Es la hora de renunciar a tanto especialista/sofista que lo único que hacen es llevarse nuestra cartera por la vía de sueldos y prevendas astronómicas, como el Chief Executive (Director Ejecutivo) de Lehman Brothers, Richard Fuld; el Fuld que llegó a percibir, compensaciones directas y bonos en acciones (acciones que vendió durante los años anteriores a la caída del banco en cifras millonarias), casi 480 millones de dólares en concepto de sueldo.

Ahora nuestro Richard Fuld ve que estaba equivocado, pero de su patrimonio no suelta ni un duro para el desaguisado: su patrimonio está más que asegurado, blindado.

Por Javier Caso Iglesias. Plasencia (Cáceres)

3 comentarios:

  1. los que mas tienen que perder son los ue mas tienen, yo no tengo mas que mi nonmina y mis deudas con lo cual poco pierdo a los poderosos son al los que mas daño hace su propio sistema.
    Maria

    ResponderEliminar
  2. angel sánchez forero7 de octubre de 2008, 22:59

    Que comience cuanto antes la economía pública, ya está bien de tanto pelotazo y de tanto modelo liberal. Economía real, participativa y controlada.

    ResponderEliminar
  3. Hola María, hola Ángel:

    - María, desafortunadamente los que más tienen ya tienen bien a resguardo su patrimonio. Esta situación repercutirá sobre el empleo y sobre su calidad: cada día más precario y peor remunerado.

    - Ángel, estoy totalmente de acuerdo contigo: Economía pública, real (no especulativa), participativa y controlada.

    Recibid un abrazote amig@s.

    ResponderEliminar